sábado, 18 de noviembre de 2017

Cuatro cosas que hay que saber (en el marco del XIX Congreso del Partido)


*Artículo del analista marxista belga Marc Vandepitte y del periodista belga de origen indonesio Ng Sauw Tjhoi, traducido del francés por la Asociación Jaime Lago (www.jaimelago.org), y al que nos hemos permitido (espero que nos disculpen por ello) hacer algunas correcciones.

Las noticias en Occidente sobre el XIX Congreso del Partido Comunista chino han sido deplorables. La atención se ha centrado casi exclusivamente en el "show de los títeres", en un sólo hombre y en especulaciones acerca de la hipotética ampliación de su poder. Sin embargo, este congreso no versaba sobre la persona Xi Jinping, sino sobre los cambios y desafíos fundamentales del país más grande del mundo. Pero no hemos aprendido mucho al respecto, solamente algunos clichés muy repetidos.

En el corazón del congreso residía el hecho de que China se encuentra en una nueva era de desarrollo. El término "nueva era" aparecía 36 veces en el discurso del presidente Xi. La era antigua se había caracterizado por un rápido desarrollo de la economía y la tecnología, en paralelo a desigualdades sociales y problemas ambientales.

La nueva era aspira a un crecimiento duradero y equilibrado, a una mejor calidad de vida para la población, a una mayor participación de la misma y a un papel más destacado del país en la escena internacional.[1]

A continuación, presentamos algunos antecedentes sobre una serie de aspectos de la sociedad china en plena mutación y en pleno desarrollo, con la esperanza de poder basar más sólidamente los conocimientos y/o las críticas sobre China.

1. Economía

Una cifras vertiginosas

Estos últimos 35 años el crecimiento ha sido sencillamente fenomenal. El Producto Nacional Bruto (PNB) por habitante se ha multiplicado por 17 (sí, habéis leído bien, por 17 veces). En comparación, durante el mismo periodo el PNB de la India se ha multiplicado por cuatro.[2] Entre 2003 y 2013, la economía de los países industrializados conoció un crecimiento del 16%. En China fue del 165% y en la India del 102%.[3] Además, ya no era "más de lo mismo" porque la productividad también aumentó a pasos agigantados. Hoy en día, un obrero chino medio produce cinco veces más que hace veinte años.[4]

Para darnos cuenta más concretamente de este empuje hacia la modernización, cada dos años, China produce tanto cemento como los Estados Unidos durante todo el siglo XX.[5] China produce hoy tanto acero como el resto del mundo.[6] En 15 años, China ha construido 20.000 km de líneas ferroviarias para trenes de alta velocidad, es decir más que el resto del mundo. Para 2025 aún se prevé que se contruyan otros 15.000 km.[7] Dos tercios de los aeropuertos en construcción del mundo se encuentran en China. De aquí a 2020 habrá 240 aeropuertos.[8]

Gran Bretaña, donde comenzó la Revolución Industrial, tardó 150 años en duplicar su ingreso per cápita. A los Estados Unidos les hizo falta 30 años. En China ocurre cada 7-10 años, y además a una escala mucho mayor.[9] Hoy en día, el PNB de China es mayor que el de la economía combinada de 154 países.[10]

Cuando asumió el cargo hace cinco años, el Presidente Xi Jinping ya indicaba que era necesaria una transformación del modelo de crecimiento. El antiguo modelo se basaba en las exportaciones y las inversiones en la industria pesada, la construcción y la industria manufacturera. En el nuevo modelo, el motor reside en el consumo de masas (mercado interior), el incremento del sector servicios y el progreso tecnológico.[11]

Hace ya tiempo que esta conversión se ha iniciado. En 2005, el sector servicios representaba el 41% del PNB, mientras que en 2016 era el 52%. Las exportaciones representaban el 37% en 2005; en 2016 habían bajado al 20%. China ya no es un país de tránsito donde se ensamblan mercancías, con pocos beneficios para el país mismo. Hoy China agrega un 76% de valor a sus productos de exportación. En la UE esta cifra es del 87%.[12] China se encuentra actualmente en el nivel más alto de la innovación: el 40% de todas las patentes en el mundo son chinas, lo que representa más que estos tres países combinados: Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.[13]

Características chinas

En el pasado, Deng describió la transición gradual de la economía planificada a la economía de mercado con la metáfora: "atravesamos el río apoyándonos en las piedras, caminando a tientas". Esto ya es historia. La economía china es y seguirá siendo un sistema híbrido en el cual el Estado ejerce un fuerte control y permite el mercado dentro de ciertos límites. Es el llamado socialismo "con características chinas".
                                                                                             
En ese contexto, el presidente chino repitió más o menos lo que ya había dicho hace cinco años: los mercados deben desempeñar un "papel decisivo" en la asignación de recursos, pero al mismo tiempo el gobierno debe desempeñar un "papel más importante" en la economía.[14] En la práctica, apenas se ha visto algo del primer punto. En los últimos cinco años hemos asistido a un mayor control de las autoridades sobre la economía, y ello en cuatro aspectos.[15]

1. Mercados financieros: el "papel decisivo" se refería principalmente a los mercados financieros. La formulación se hacía sin duda para no desalentar a los inversores extranjeros. Sea como fuere, después del mini-crack la bolsa china en 2015 y de la devaluación del yuan, se revisó toda una serie de desregulaciones en los mercados financieros. Desde el año 2016 también hay mayores restricciones a la inversión extranjera por parte de empresas chinas, tanto públicas como privadas. [16]

2. Extensión de la planificación: hasta el año 2010, la planificación económica se limitaba a 9 industrias clave, como el acero, la petroquímica y la construcción naval. En 2010 se incorporaron 7 nuevos sectores, como la energía alternativa y la biotecnología. En 2015 hubo una nueva extensión, con 10 sectores como la aeronáutica, los equipos agrícolas y los nuevos materiales.[17]

3. Consolidación de las empresas estatales. En noviembre de 2015, se decidió que los esfuerzos de la reforma apuntarían principalmente al "refuerzo, optimización y extensión de las empresas estatales". Al mismo tiempo, la "privatización" era rechazada. Con la fusión de grandes empresas estatales en entidades aún más grandes, los poderes públicos están reforzando su control sobre la economía. Se alentó a las empresas privadas a que no adquieran más que pequeñas participaciones minoritarias en las empresas estatales. Entre 2006 y 2013, los activos de las empresas estatales pasaron del 130% del PNB al 176%.[18]

4. Un papel más importante del partido. Las grandes empresas estatales que cotizan en bolsa modificaron sus estatutos para anclar al partido comunista, en lugar del Estado chino, en la empresa. Se prevé que más empresas sigan este paso. El partido también quiere que haya más miembros del partido en la alta dirección de la empresa. Por supuesto, los cuadros superiores ganan bastante dinero, pero en comparación con sus homólogos extranjeros están mal pagados. Por ejemplo, el director de PetroChina gana 200 veces menos que el CEO de Chevron.[19]

En una economía avanzada, la planificación requiere el procesamiento rápido de una gran cantidad de datos. Hasta hace poco, se trataba de una tarea sobrehumana, y posiblemente sea una de las razones por las que la economía soviética empezó a tambalearse a principios de los años ochenta. Pero parece que con los progresos actuales en inteligencia artificial, la cosa se ha vuelto posible. La gran empresa china online Alibaba ya ha adquirido una amplia experiencia en este terreno. Según su fundador Jack Ma,"los Big Data harán que el mercado sea más inteligente y permitirá planificar y predecir las fuerzas del mercado, de tal manera que podamos hacer posible una economía planificada". Sobre la base de Big Data, los economistas están elaborando una economía híbrida basada en un modelo "planificado y conforme a las condiciones del mercado".[20]

Se han autorizado diversas formas de propiedad en la economía china. En los sectores donde la propiedad estatal no era necesaria, como la producción de artículos de consumo, el pequeño comercio y los pequeños servicios, la propiedad privada ha sido autorizada e incluso fomentada. Por otro lado, las relaciones de propiedad no siempre reflejan la realidad del control de los poderes públicos sobre la economía.

A través de la atribución (o no) del acceso a los mercados públicos o a los créditos baratos, de incentivos fiscales, del acceso a los fondos públicos de inversión, las instituciones financieras y las subvenciones, etc., las autoridades centrales dirigen sectores enteros sin tener un control directo sobre las empresas por separado. El capital privado es bienvenido siempre y cuando sirva a los objetivos de las autoridades. E inversamente, el Estado también puede distanciarse de la gestión de sus empresas, sin por ello renunciar a su propiedad, porque los límites dentro de los cuales hay que trabajar son muy claros.[21]

Wu Jinglian, profesor en la China Europe International Business School de Beijing, lo resume de la siguiente manera: "la presencia del Estado sigue siendo grande, controla los flujos financieros y actúa como guardián de prácticamente todas las decisiones importantes, desde las transacciones inmobiliarias hasta las fusiones. El control no solamente se hace en el nivel más alto. Las autoridades locales también participan en las decisiones de una empresa". Y el capital internacional tampoco es inmune a ello. Según el Financial Times: "De esta manera, China acoge al capital internacional en función de sus propias condiciones y neutraliza su poder".[22]

2. Social

Salarios y poder adquisitivo

En casi todo el mundo, los salarios se estancan, e incluso disminuyen. Incluso en la India, cuyo crecimiento es superior al de China, los salarios se han mantenido constantes. No ha sido el caso en China, donde en los últimos 10 años los salarios medios se han triplicado. Con un incremento anual del 10,5%, se trata de un aumento que supera con creces el crecimiento económico. Los indios ganan ahora una quinta parte de lo que ganan sus vecinos chinos. En los últimos cuarenta años, el consumo de los hogares ha aumentado un 7,7% anual, ajustado a la inflación.[23]

Hace quince años, las multinacionales occidentales emigraban en masa a China debido a los bajos salarios. Ahora se está produciendo el movimiento contrario. Los salarios medios de la industria china ya son apenas un 20% inferiores a los de Portugal. Ya en 2013, los salarios mínimos en Bulgaria, Macedonia, Rumanía, Moldavia y Ucrania eran más bajos que en China.[24]


La pobreza y la desigualdad

A diferencia de otros muchos países, el crecimiento económico en China se ve acompañado de una fuerte disminución de la pobreza. Entre 1978 y 2015, los ingresos del 50% de chinos más pobres aumentaron un 400%. Durante el mismo periodo bajaban un 1% en los Estados Unidos, pese a que la economía creció un 184%. En los Estados Unidos, el aumento de la riqueza afecta exclusivamente a las capas superiores.[25] En los últimos 25 años, China ha sacado a un número récord de personas de la pobreza extrema: 635 millones es decir el total de la población del África negra actualmente. Al ritmo actual, la pobreza extrema en China será erradicada en 2020.[26]


Ahora que la mayor parte de la pobreza ha desaparecido, las autoridades chinas ya no se concentran tanto en el desarrollo de las regiones más atrasadas sino más bien en los individuos pobres, con programas personalizados. Otros países están tratando de hacer lo mismo, pero según The Economist, "China es uno de los pocos países en vías de desarrollo dotados de una burocracia lo suficientemente grande y sólida para conseguirlo".

El Foro Económico Mundial también opina lo mismo: "China es sin duda un líder mundial en el ámbito de la lucha contra la pobreza y la mejora de los resultados sanitarios. El resto del mundo puede sacar muchas enseñanzas de su experiencia".[27]

Los pobres han progresado, pero los chinos más ricos han progresado aún más rápido. Desde los años ochenta ha surgido una gran brecha. El índice Gini subió de 29 a 41,5 puntos  una evolución claramente desfavorable.[28] La brecha se produce principalmente por la diferencia entre las zonas urbanas y rurales, entre las regiones más pobres y las provincias costeras. Esto se debe principalmente a un crecimiento más rápido de la productividad en los sectores industrial y de servicios que en la agricultura.[29]

En los últimos diez años se ha producido un giro cauteloso y el coeficiente de Gini ha comenzado a descender. En 2009, el ingreso medio de la ciudad era 3,3 veces mayor que en las zonas rurales. Ahora se ha reducido a 2.7. [30]

Hace setenta años, China era uno de los países más pobres del mundo. El PIB per cápita era la mitad del de África.[31] La población china estaba en el más completo atraso. Hoy en día, setenta años más tarde, está ascendiendo lentamente hacia una posición más desarrollada, como muestra el gráfico siguiente. Los deciles se encuentran en el eje horizontal. 1 significa el diez por ciento más pobre de la población mundial, 10 significa el diez por ciento más rico. El eje vertical muestra el porcentaje por regiones. La mayoría de la población china se encuentra entre los deciles el sexto y noveno de la población mundial.[32]
  3. La Geopolítica

El cerco a China

En 1992, un año después de la desintegración de la Unión Soviética, el Pentágono lanzaba una doctrina que sigue siendo hoy el hilo conductor de la política exterior de los Estados Unidos: "Nuestro primer objetivo es evitar que aparezca un nuevo rival en el escenario mundial. Debemos impedir que los competidores potenciales aspiren a jugar un papel más importante a nivel mundial"[33] 

Un informe reciente mencionaba cuatro países que podrían ser objetivos potenciales de una acción militar: Irán, Rusia, Corea del Norte y China.[34] A pesar de los redobles de tambor que amenazan a Corea del Norte y de la retórica sobre Rusia e Irán, hoy la atención se centra en primer lugar en China. Alrededor del país, Estados Unidos cuenta con más de 30 bases militares, puntos de apoyo o centros de entrenamiento (pequeñas bolas en el mapa). De aquí a 2020, el 60% del total de la flota naval estará estacionada en la región.[35] Viéndolo en un mapa, no es exagerado decir que China está siendo cercada o rodeada.


China es extremadamente vulnerable frente a la superpotencia de los Estados Unidos. Para su comercio exterior, China depende en un 90% del transporte marítimo. Más del 80% del suministro de petróleo tiene que pasar por el Estrecho de Malaca (cerca de Singapur), donde por supuesto los Estados Unidos tienen una base militar. Washington puede así cerrar el grifo del petróleo, y actualmente China no tiene ningún medio de defensa frente a ello. Los Estados Unidos gastan en armamento más de cuatro veces lo que gasta China, y por habitante es 15 veces más.[36]

Es en este contexto que hay que analizar la construcción de pequeñas islas artificiales en el Mar del Sur de China, al igual que la reivindicación china de una gran parte de la zona. El control de las rutas marítimas a través de las cuales se transporta su energía y sus bienes industriales es de vital importancia para Beijing. Por otro lado, ninguno de los seis países que reclaman partes del Mar del Sur de China se adhiere al pie de la letra al código de conducta relativo a esta zona.[37]

La estrategia de Amsterdam

Durante la mayor parte de la historia, China ha sido en gran medida autosuficiente. No había en China escasez de materias primas. El país podía permitirse el lujo de aislarse del mundo exterior, y lo hizo a menudo. Los principales riesgos eran de orden interno, teniendo en cuenta la extensión del país.

Hoy la situación es completamente diferente. El país ya no es autosuficiente. Con el 18% de la población mundial, sólo dispone del 7% de las tierras agrícolas fértiles y apenas extrae el 5% del petróleo mundial. En comparación, los Estados Unidos tienen 8 veces más minerales y Rusia 31 veces más. Además, el país produce muchos más bienes de los que consume. Por todas estas razones, el país depende en gran medida de la economía exterior.[38]

En en este contexto, y también debido a la presión ejercida por los Estados Unidos que el país está empezando a poner en marcha una Nueva Ruta de la Seda. Se trata de una enorme red de rutas marítimas y terrestres, lanzada bajo el nombre de "Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda". La iniciativa implica inversiones, financiamientos, acuerdos comerciales y docenas de zonas económicas especiales (ZEE) por un valor de 900.000 millones de dólares.

En total, el país quiere invertir nada menos que 4 billones de dólares en 64 países, que cuentan con una población de 3.000 millones de personas. Esto representa cerca de 30 veces la ayuda al desarrollo anual de los países ricos. Por lo tanto es, con diferencia, el mayor programa de ayuda desde el Plan Marshall para la reconstrucción de Europa tras la Segunda guerra mundial.[39]


La Nueva Ruta de la Seda tiene muchas semejanzas con la estrategia comercial de los Países Bajos de hace 400 años. Los colonialismos británico y francés intentaban conquistar y subyugar a sociedades enteras. Amsterdam, por su parte, aspiraba a un "imperio del comercio y el crédito". No se trataba de territorios, sino de negocios. Construyeron una flota gigantesca, instalaron puestos comerciales en las principales rutas al mismo tiempo que intentaban garantizar su seguridad.

Al igual que los holandeses en el siglo XVII, China cuenta actualmente con la mayor flota mercante del mundo.[41] Las ZES son "guarniciones comerciales en las cadenas de suministro internacional que permiten a China asegurar su comercio sin llevar el fardo de una sumisión colonial", dice Stratfor, un prestigioso think tank.[42]

4. La ecología

Situación insostenible

Desde finales de los años ochenta, China entró en una fase de desarrollo que conllevaba una importante contaminación ambiental. Como "taller del mundo", China era necesariamente uno de los mayores contaminadores del planeta. Más del 40% de la superficie agrícola ha sido afectada, e incluso una quinta parte de la tierra cultivable está gravemente contaminada.

En Beijing, la contaminación atmosférica ha alcanzado 40 veces el nivel de alerta fijado por la Organización Mundial de la Salud. En el norte del país, la contaminación del aire ha reducido la esperanza de vida en cinco años, y está causando un número preocupante de cánceres de pulmón y accidentes cardiovasculares.[43]

China es actualmente el mayor emisor de CO2, aunque las emisiones por habitante son la mitad de las de los Estados Unidos y son más o menos iguales a las de Europa. Además, sólo es responsable del 11% de las emisiones acumuladas, frente a más del 70% en lo que respecta a los países industrializados.

No obstante, la situación no deja por ello de ser insostenible. Al ritmo actual, entre 1990 y 2050 China habrá producido tanto dióxido de carbono como el mundo entero entre principios de la revolución industrial y 1970, cosa que es catastrófica para el calentamiento global. Al ritmo actual de crecimiento, de aquí a 20 o 30 años habrá una grave escasez de petróleo en el mundo, con las consecuencias económicas y geopolíticas que ello conlleva.[44]

Cambio de rumbo

Hace poco menos de diez años las autoridades chinas dieron un giro de timón al dar prioridad a la problemática ecológica. Durante el anterior congreso hace cinco años, esta prioridad fue integrada en el plan general de desarrollo del partido comunista. Surgieron toda una serie de medidas y China se dotó de una legislación ambiental pionera en el mundo, aunque no siempre se aplique.[45]

Pero la cosa iba en serio. Mark Kenber, director de la ONG The Climate Group, ve en China un ejemplo para otras economías emergentes: "Está claro que el plan de China para reducir las emisiones de CO2 y construir una economía basada en la tecnología verde ha sido decidido al más alto nivel de gobierno. Esperamos que India, Brasil y otros países sigan pronto este camino y demuestren el nivel de ambición necesario"[46].

The Economist, que es de todo menos un admirador de China, afirma: "Los líderes actuales entienden el desafío del cambio climático mejor que sus predecesores y quizás también mejor que sus colegas internacionales. Son buenos para tomar medidas prioritarias fuertes"[47].

El cambio de rumbo refleja las aspiraciones de la población. Según una encuesta realizada en 2012, el 57% de los chinos consideraba que el medio ambiente era una cuestión prioritaria, incluso a costa del crecimiento económico. Una cuarta parte de todas las manifestaciones en el país tenían que ver con el medio ambiente.[48]

Líder mundial     
                                                                                     
Los resultados ya se están notando. China es el número uno en la fabricación de paneles solares y energía eólica. Hoy el 33% de la electricidad se genera a partir de energía verde en los Estados Unidos es el 15%. De aquí a 2020 se prevé que se inviertan 360.000 millones de dólares para generar nuevas energías verdes. El fabricante de automóviles Chongqing Changan ha anunciado que de aquí a 2025 ya no venderá coches con motores de combustión.

La industria automovilística francesa y británica sólo prevé hacer en 2040, mientras que los fabricantes de automóviles alemanes rechazan la transición. En un futuro próximo China quiere capturar millones de toneladas de CO2 y almacenarlas bajo tierra. También es pionera en el campo de las transmisiones a larga distancia de grandes cantidades de energía (por ejemplo a partir de los remotos campos de paneles solares), algo muy importante para el suministro de energía verde a las ciudades.[49]

En la Cumbre del Clima de París, China había prometido reducir sus emisiones de dióxido de carbono a partir de 2030. Desde entonces el compromiso se ha mantenido. China consume cada vez menos carbón. 2017 ha sido el cuarto año consecutivo con emisiones de dióxido de carbono inalteradas o decrecientes. “Las estadísticas muestran que China está en camino de superar ampliamente sus propios objetivos climáticos de París", afirma Lauri Myllyvirta, portavoz de Greenpeace.[50]

Con su enfoque, Beijing mata cuatro pájaros de un tiro. 1. Se abordan los problemas ambientales. 2. Las empresas más contaminantes son a menudo las menos rentables. La mejora de las normas medioambientales conduce a una mayor eficiencia en la producción. 3. El cierre de estas empresas contaminantes permite abordar inmediatamente el exceso de capacidad en una serie de sectores. 4. La energía verde es un sector en crecimiento muy prometedor que puede crear una gran cantidad de empleos.

Jennifer Morgan, directora de Greenpeace, lo resume con estas palabras: "China también está motivada por fuertes intereses nacionales cuando aborda la tenaz contaminación atmosférica, quiere limitar el impacto de la crisis climática y aumentar las posibilidades de empleo en el sector de las energías renovables. Hoy en China, más de 3,4 millones de personas ya trabajan en el sector de la energía verde en China.”[51]

Conclusión

No hace falta ser un experto para poder seguir la evolución político-económica china. El diario popular China Daily, que saca millones de ejemplares en papel y digitales, publica desde hace varios días un pequeño concurso educativo interactivo (ver aquí).


Ng Sauw Tjhoi es periodista en el canal belga VRT. Marc Vandepiite es analista político. Los dos escribieron el libro 'Made in China, meningen van daar' ('Fabricado en China, opiniones sobre el tema'), EPO – Radio 1, 2006. 

Traducción original del holandés por Anne Meert para la Investig'action.

[1] Para saber más, ver  Carlens S., ‘Neue Kräfteverhältnisse’, Junge Welt, 25 de octubre de 2017; https://www.jungewelt.de/artikel/320656.neue-kr%C3%A4fteverh%C3%A4ltnisse.html Willems F., ‘Partijcongres bevestigt strategische lijn van Xi Jinping’; http://www.chinasquare.be/actueel-nieuws/congres-bevestigt-strategische-lijn-xi-jinping/ Philips T., ‘Xi Jinping heralds ‘new era’ of Chinese power at Communist party congress’, The Guardian, 18 de octubre de 2017. https://www.theguardian.com/world/2017/oct/18/xi-jinping-speech-new-era-chinese-power-party-congress



[4] The Economist, 8 de abril de 2017, Special Report, The Pearl River Delta, p. 7-9. https://www.economist.com/news/special-report/21720073-factories-are-upgrading-still-lag-far-behind-rich-world-future-lies

[5] Financial Times, 25 de febrero de 2016, p. 9. http://www.ft.com/intl/cms/s/2/65a584e2-da53-11e5-98fd-06d75973fe09.html



[8] The Economist, 12 de mayo de 2012, p. 72; http://www.economist.com/node/21554492 ‘China’s aviation boom drives airport building frenzy’, Reuters, 26 de junio de 2015. https://www.reuters.com/article/us-china-aviation/chinas-aviation-boom-drives-airport-building-frenzy-idUSKBN0P60F220150626





[13] Financial Times, 25 de noviembre de 2016, p. 2; https://www.ft.com/content/4b6a9820-b210-11e6-a37c-f4a01f1b0fa1 Dodwell D., ‘Be afraid: China is on the path to global technology dominance’, South China Morning Post, 24 de marzo de 2017. http://www.scmp.com/business/global-economy/article/2081771/be-afraid-china-path-global-technology-dominance

[14] Johnson C., ‘Xi Jinping Opens 19th Party Congress Proclaiming a New Era—His’ Center for Strategic & International Studies, 18 de octubre 2017. 

[15] Jinglian W. & Guochuan M., ‘Whither China? Restarting the Reform Agenda’, Oxford 2016, p. 234-9; Financial Times, 25 de octubre de 2012, p. 5; http://www.ft.com/intl/cms/s/0/008ac6ea-1dcc-11e2-901e-00144feabdc0.html#axzz2A9Cj2iEB Financial Times, 16 de octubre de 2017, p. 7. https://www.ft.com/content/304964a4-ad0f-11e7-beba-5521c713abf4

[16] Financial Times, 16 de octubre de 2017, p. 7; https://www.ft.com/content/304964a4-ad0f-11e7-beba-5521c713abf4 Financial Times, 29 de septiembre de 2017, p. 12. https://www.ft.com/content/cbe6deb2-a433-11e7-b797-b61809486fe2


[18] Kroeber A., ‘China’s Economy. What Everyone Needs to Know’, Oxford 2016, p. 99; Financial Times 16 de octubre de 2017, p. 7; https://www.ft.com/content/304964a4-ad0f-11e7-beba-5521c713abf4 Financial Times, 1 de marzo de 2016, p. 7. http://www.ft.com/intl/cms/s/0/253d7eb0-ca6c-11e5-84df-70594b99fc47.html


[20] Financial Times, 5 de septiembre de 2017, p. 9; https://www.ft.com/content/6250e4ec-8e68-11e7-9084-d0c17942ba93 ‘Can big data help to resurrect the planned economy?’, Global Times, 14 de junio de 2017. http://www.globaltimes.cn/content/1051715.shtml Kynge J., ‘China harnesses big data to buttress the power of the state’, Financial Times, 28/29 de octubre de 2017, p. 11. https://www.ft.com/content/5f483a34-ba5f-11e7-8c12-5661783e5589

[21] Hsueh R., ‘China’s Regulatory State. A New Strategy for Globalization’, Ithaca 2011; Zhikui Z., ‘Introduction to Socialism with Chinese Characteristics’, Beijing 2016, capítulo 3; Kroeber A., ‘China’s Economy. What Everyone Needs to Know’, Oxford 2016, capítulo 5; Porter R., ‘From Mao to Market. China Reconfigured’, Londres 2011, p. 177-184; Bey M., ‘In China, Innovation Cuts Both Ways’, Stratfor, 24 de octubre 2017; https://worldview.stratfor.com/article/china-innovation-cuts-both-ways The Economist, 23 de noviembre de 2013, p. 70-1; https://www.economist.com/news/finance-and-economics/21590562-chinas-rulers-look-singapore-tips-portfolio-management-soe-glc Financial Times 10 de agosto 2017, p. 7; https://www.ft.com/content/ed900da6-769b-11e7-90c0-90a9d1bc9691


[23] Financial Times, 27 de febrero de 2017, p. 1; https://www.ft.com/content/f4a260e6-f75a-11e6-bd4e-68d53499ed71 Ross J., ‘No China’s Economy is not Going to Crash’, Socialist Economic Bulletin, 1 de septiembre de 2015. http://www.rdcy.org/displaynewsen.php?id=15104

[24] Clean Clothes Campaign, ‘Stitched Up: Poverty wages for garment workers in Eastern Europe and Turkey’, 2014, http://www.cleanclothes.org/resources/publications/stitched-up-1, p. 32 Banque Mondiale, Labor force. https://donnees.banquemondiale.org/indicateur/SL.TLF.TOTL.IN . Source des graphiques : Financial Times, 27 de de febrero de 2017, p. 1. https://www.ft.com/content/f4a260e6-f75a-11e6-bd4e-68d53499ed71


[26] World Bank Group, ‘Taking on inequality. Poverty and Shared Prosperity. 2016’, Washington 2016, https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle/10986/25078/9781464809583.pdf, p. 41 y 46; The Economist, 29 de abril de 2017, p. 43-44. https://www.economist.com/news/china/21721393-after-decades-success-things-are-getting-harder-chinas-new-approach-beating-poverty

[27] The Economist, 29 de abril de 2017, p. 43-44; https://www.economist.com/news/china/21721393-after-decades-success-things-are-getting-harder-chinas-new-approach-beating-poverty World Economic Forum, ‘What lessons can we learn from China’s rapid growth?’, 16 de marzo de 2016. https://www.weforum.org/agenda/2016/03/what-lessons-can-we-learn-from-china-s-rapid-growth/

[28] El índice de gini va de 0, igualdad completa, a 100, desigualdad completa. Los resultados más bajos está en Escandinavia, donde el coeficiente de Suecia es 25. Los resultados más altos están en América Latina. En Colombia es 58,5.  Ravallion M., A Comparative Perspective on Poverty Reduction in Brazil, China and India. Working Paper 5080, Banco Mundial, Washington 2009, p. 31; http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2010_fr_complete_reprint.pdf , New York 2010, p. 169 sqq.

[29] En la India por ejemplo hay una gran brecha entre los habitantes mismos de las ciudades. Financial Times, 10 de abril de 2014, p. 11. http://www.ft.com/intl/cms/s/0/e8bca4ec-bf29-11e3-a4af-00144feabdc0.html#axzz3BJnhLJEv


[31] Maddison A., L’Economie mondiale : Une perspective millénaire, OCDE 2001, http://www.oecd.org/fr/dev/etudesducentrededeveloppementleconomiemondialeuneperspectivemillenaire.htm

[32] Source : Credit Suisse, ‘Global Wealth Databook 2013’, p. 95. https://publications.credit-suisse.com/tasks/render/file/?fileID=1949208D-E59A-F2D9-6D0361266E44A2F8

[33] ‘Excerpts From Pentagon’s Plan: “Prevent the Re-Emergence of a New Rival”’, New York Times, 8 de marzo de 1992., http://www.nytimes.com/1992/03/08/world/excerpts-from-pentagon-s-plan-prevent-the-re-emergence-of-a-new-rival.html?pagewanted=all

[34] The Pentagon, ‘The National Military Strategy of the United States of America 2015’, https://news.usni.org/2015/07/02/document-2015-u-s-national-military-strategy, p. 2.

[35] The Economist, 19 de noviembre de 2005, p. 22; Financial Times, 29 de abril de 2014, p, 6; http://www.ft.com/intl/cms/s/0/52b9edbe-ce25-11e3-bc28-00144feabdc0.html#axzz39oj4zaTF The Economist, Special Report, Asian Geopolitics, 22 de abril de 2017, p. 4; https://www.economist.com/news/special-report/21720714-after-seven-decades-hegemony-asia-america-now-has-accommodate-increasingly The Economist, 7 de diciembre de 2013, p, 55; https://www.economist.com/news/asia/21591242-america-winding-down-its-presence-claims-it-wont-fade-away-going-going; Pilger J., https://blogs.mediapart.fr/danyves/blog/141216/la-prochaine-guerre-contre-la-chine-par-john-pilger-le-2-decembre-2016; The Economist, 17 de octubre de 2015, p. 62; http://www.economist.com/news/international/21674648-china-no-longer-accepts-america-should-be-asia-pacifics-dominant-naval-power-who-rules

[36] Dyer G., ‘The Contest of the Century. The New Era of Competition with China – and How America Can Win’, New York, p. 26; Vien T., ‘The Grand Design of China’s New Trade Routes’, Stratfor; https://www.stratfor.com/analysis/grand-design-chinas-new-trade-routes SIPRI, ‘Military expenditure by country’, 2017. https://www.sipri.org/sites/default/files/Milex-constant-2015-USD.pdf


[38] The End of China’s Dengist Diplomacy’, Stratfor, 17 de octubre de 2017; https://worldview.stratfor.com/article/end-chinas-dengist-diplomacy The Economist, 10 de junio de 2017, p. 14; https://www.economist.com/news/leaders/21723109-cleaning-filthy-soil-much-harder-cleaning-foul-air-chinas-rockiest-environmental-problem Wikipedia, https://fr.wikipedia.org/wiki/Liste_des_pays_par_production_de_p%C3%A9trole Craig A., ‘10 Countries With The Most Natural Resources’, Investopedia, 12 de septiembre de 2016; http://www.investopedia.com/articles/markets-economy/090516/10-countries-most-natural-resources.asp Dyer G., ‘The Contest of the Century’, p. 10; Subramanian A., ‘Eclipse. Living in the Shadow of China’s Economic Dominance’, Washington 2011, p. 121.

[39] Financial Times, 9 de octubre de 2015, p. 9; http://www.ft.com/intl/cms/s/2/6e098274-587a-11e5-a28b-50226830d644.html ‘China Paves the Way for a New Silk Road’, Stratfor, 15 de mayo de 2017; https://worldview.stratfor.com/article/china-paves-way-new-silk-road Financial Times, Special Report, Asian Infrastructure & Trade, 4 mayo de 2017, p. 5; https://www.ft.com/content/b9af2e26-0342-11e7-aa5b-6bb07f5c8e12 The Economist, 2017, 6 de mayo p. 45. https://www.economist.com/news/china/21721678-silk-routes-are-not-always-appealing-they-sound-china-faces-resistance-cherished-theme The Economist, 2 de julio de 2016, p. 53; http://www.economist.com/news/china/21701505-chinas-foreign-policy-could-reshape-good-part-world-economy-our-bulldozers-our-rules Vien T., Stratfor, 24 de junio de 2015; https://www.stratfor.com/analysis/grand-design-chinas-new-trade-routes d’Hooghe I., ‘De Nieuwe Zijderoute moet China’s internationale positie versterken’, Internationale Spectator, 2015 n° 8. https://spectator.clingendael.org/pub/2015/8/china_en_de_nieuwe_zijderoute/ Source de la carte : https://commons.wikimedia.org/wiki/File:One-belt-one-road.svg?uselang=fr

[40] Aunque los holandeses colaboraron con los jefes locales para expulsar a los portugueses en Ceilán y en Indonesia, su objetivo principal siendo el de asegurar el comecio en toda la región. https://fr.wikipedia.org/wiki/Empire_colonial_n%C3%A9erlandais Arrighi G., Adam Smith in Beijing. Lineages of the Twenty-Firs Century, Londres, 2007, p. 238;

[41] En el siglo XVII los holandeses tenían en proporción 35 veces más navíos que Inglaterra, Francia y Alemania. Hoy China tiene 20 veces más naves mercantes que los Estados Unidos. Maddison A., La economía mundia: una perspectiva milenaria, OCDE, 2001, http://www.oecd.org/fr/dev/etudesducentrededeveloppementleconomiemondialeuneperspectivemillenaire.htm

[42] Khanna P., ‘Use It or Lose It: China’s Grand Strategy’, Stratfor, 9 de abril de 2016. https://www.stratfor.com/weekly/use-it-or-lose-it-chinas-grand-strategy


[44] Netherlands Environmental Assessment Agency, ‘Trends in Global CO2 Emissions’; Mengpin G., Friedrich J., & Damassa T., ‘6 Graphs Explain the World’s Top 10 Emitters’, World Resources Institute, 25 de noviembre de 2014; http://www.wri.org/blog/2014/11/6-graphs-explain-world%E2%80%99s-top-10-emittershttp://edgar.jrc.ec.europa.eu/news_docs/jrc-2016-trends-in-global-co2-emissions-2016-report-103425.pdf The Economist, 8 de febrero de 2014, p. 11; https://www.economist.com/news/leaders/21595903-government-gives-its-davids-sling-use-against-polluting-goliaths-small-breath-fresh Minqi L., ‘China and the Twenty-First Century Crisis’, Londres 2016, p. 148.
 
[45] Vandepitte M., ‘Wat mogen we van China de komende jaren verwachten? Verslag van het 18de partijcongres’, http://www.dewereldmorgen.be/artikels/2012/11/11/wat-mogen-we-van-china-de-komende-jaren-verwachten-verslag-van-het-18de-partijco Tsemin Y., ‘The 2014 revisions of china’s environmental protection law’, Swiss Re Insititute, 16 de octubre de 2014; http://institute.swissre.com/research/risk_dialogue/magazine/Environmental_liability/The_2014_Revisions_of_Chinas_Environmental_Protection_Law.html Joseph W., (ed.), ‘Politics in China. An Introduction’, Oxford 2010; p. 282.

[46] IPS, ‘Klimaatplan China ambitieus, Zuid-Korea onvoldoende’, http://www.dewereldmorgen.be/artikel/2015/07/02/klimaatplan-china-ambitieus-zuid-korea-onvoldoende


[48] GALLUP, ‘Majority of Chinese Prioritize Environment Over Economy’, 8 de junio de 2012; http://news.gallup.com/poll/155102/majority-chinese-prioritize-environment-economy.aspx The Economist, 10 de agosto de 2013, p. 8. http://www.economist.com/news/briefing/21583245-china-worlds-worst-polluter-largest-investor-green-energy-its-rise-will-have 

[49] Lofgren K., ‘China Becomes World’s First Nation to Install 3 GW of Utility-Scale Solar Power!’, https://inhabitat.com/china-becomes-worlds-first-nation-to-install-3-gw-of-utility-scale-solar-power/ Wikipedia : https://fr.wikipedia.org/wiki/%C3%89nergie_solaire_en_Chine ; Financial Times, 11 février 2016, p. 3; http://www.ft.com/intl/cms/s/0/e2298424-cfdf-11e5-831d-09f7778e7377.html The Economist, 22 avril 2017, p. 50; https://www.economist.com/news/china/21721227-once-foot-dragger-it-now-wants-lead-trumps-indifference-climate-change-has-not-changed ‘China: Automobile Company To Stop Selling Combustion Engine Cars In 2025’, Stratfor, 19 octobre 2017; https://worldview.stratfor.com/situation-report/china-automobile-company-stop-selling-combustion-engine-cars-2025 Financial Times 2 août 2017; https://www.ft.com/content/968402ea-769d-11e7-a3e8-60495fe6ca71?mhq5j=e7 Financial Times, 23 mai 2017, p. 5; https://www.ft.com/content/d6ee4558-36d7-11e7-bce4-9023f8c0fd2e The Economist, 14 janvier 2017, p. 11; www.economist.com/news/leaders/21714350-case-high-voltage-direct-current-connectors-chinas-embrace-new

[50] PS, ‘China investeert niet meer in steenkool’, http://www.dewereldmorgen.be/artikel/2016/12/05/china-investeert-niet-meer-in-steenkool; Greenpeace, ‘China coal use falls: CO2 reduction this year could equal UK total emissions over same period’; http://energydesk.greenpeace.org/2015/05/14/china-coal-consumption-drops-further-carbon-emissions-set-to-fall-by-equivalent-of-uk-total-in-one-year/ Harvey C., ‘China vowed to peak carbon emissions by 2030. It could be way ahead of schedule’, Washington Post, 7 de marzo de 2016, https://www.washingtonpost.com/news/energy-environment/wp/2016/03/07/china-vowed-to-peak-carbon-emissions-by-2030-these-researchers-think-it-could-already-be-there/?utm_term=.82ec15ee992a The Economist, de 22 abril de 2017, p. 50; https://www.economist.com/news/china/21721227-once-foot-dragger-it-now-wants-lead-trumps-indifference-climate-change-has-not-changed

[51] ‘Consolidating China’s Industries, One Polluter at a Time’, Stratfor, 25 de octubre de 2017; https://worldview.stratfor.com/article/consolidating-chinas-industries-one-polluter-time
World Resources Institute, ‘WRI Calls China INDC “A Serious and Credible Contribution”’, 30 de junio de 2015. http://www.wri.org/news/2015/06/statement-wri-calls-china-indc-serious-and-credible-contribution

viernes, 17 de noviembre de 2017

Motivos para defender a China




* Este esquemático artículo data del 2008 y puede comprobarse que los logros que registra ya son históricos. Han pasado 9 años desde entonces, y las conquistas del pueblo, del partido y de la república no han dejado de aumentar exponencialmente. El ritmo de crecimiento y fortalecimiento industrial, tecnológico y científico; la expansión incesante de las coberturas sociales; el combate contra la corrupción; el combate contra la polución; el ejemplar ritmo de alivio de la pobreza; la cooperación y ayuda a países del tercer mundo... En todo esto, China es líder mundial y con gran diferencia de los enfermos crónicos países occidentales desarrollados. Sin duda, el futuro es para China, para la independencia de los pueblos y para el socialismo. Veamos sólo una parte de la naturaleza y de las hazañas (no lejanas en el tiempo) del modelo chino:

Los países socialistas y anti-imperialistas siempre han sido víctimas de calumnias y acusaciones por parte de los medios y la intelectualidad del colonialismo. La incesante cantinela “Violaciones de Derechos humanos” es una manida y vieja técnica usada para embaucar a la gente. Dijo Malcom X: “Si no tienes cuidado, los medios te harán odiar al oprimido y amar al opresor”.

Aquí presentamos cinco hechos importantes sobre China:

La vida en China es mejor desde la revolución:

La revolución china (1949) y el nacimiento de la Nueva China marcó el final del atraso feudal y acabó con un siglo de brutal dominación y vejación semi-colonial.
  • La esperanza de vida era de 35 años. Hoy lo es de 73.
  •  El alfabetismo antes de la revolución estaba por debajo del 20%. Ahora los está sobre el 91% y para la gente joven (15-24 años) es del 99%. Cada niño chino recibe 9 años de educación gratuita y el 21% de los jóvenes van a la universidad.
  • En la China feudal, las mujeres sufrían una crueldad y opresión inadmisibles: Analfabetas, atadas de pies y condenadas a la esclavitud doméstica. La revolución está llevando la igualdad a las mujeres. Las prácticas bárbaras y opresoras no son toleradas y las mujeres son el 46% de los trabajadores y el 47% de los estudiantes.
  • La mortalidad infantil se ha precipitado de 300 a 21 entre 1000.
  • El paro ha descendido desde el 25% al 4% (más bajo que en Gran Bretaña y con un desarrollo del sistema de seguridad social que busca asegurar que los parados sean ayudados debidamente).
China está liquidando la pobreza:
  • Las naciones unidas dicen que la estrategia de alivio de la pobreza en China llevada a cabo durante las últimas dos décadas es: “el más rápido descenso de la pobreza absoluta jamás visto”.
  • Desde 1980, China ha reducido la pobreza un 75% a pesar de ser un país del tercer mundo. En todo ese tiempo, más de 400 millones de chinos (especialmente del medio rural) han sido sacados de las pobrezas. Durante el mismo período, en Gran Bretaña, los niveles de pobreza han aumentado continuamente.
China apoya a los países del tercer mundo:

La República Popular es la líder del mundo en el combate contra el acoso colonial. Siempre ha sido un apoyo crucial para los países del tercer mundo que tratan de desarrollarse. A diferencia de los países colonialistas; China no impone términos comerciales injustos, ni monopoliza mercados, ni somete a deudas impagables, ni obliga a producir cultivos de sobreexplotación. La RPC está acabando con la constricción que los países colonialistas de occidente practican con África y Latino América.
  • China ofrece un mercado garantizado para diversos productos básicos como el cobre chileno, el trigo argentino, la soja brasileña, el gas natural boliviano o el petróleo venezolano. No está perpetrando ningún fraude o sobornando para endilgar contratos perjudiciales a ningún país.
  • China ha desplegado proyectos de ayuda sobre toda África durante décadas.
  • China ha apoyado activamente a los movimientos de liberación nacional contra el colonialismo y el apartheid.
  • China ofrece préstamos baratos y sin condiciones, así como se compromete con proyectos de infraestructura a precios bajos.
China está centrada en el desarrollo ecológico y sostenible:

Mucho se ha dicho sobre que China ha adelantado a los EEUU como líder en emisiones de carbono, pero la gente olvida que en China habitan 4 veces más personas que en los EEUU, y que muchas emisiones provienen de empresas extranjeras que producen bienes de exportación. Además, la expansión industrial de China está dirigida a satisfacer las necesidades del pueblo, no para el despilfarro o el parasitismo colonialista. No obstante, China está comprometida con el desarrollo sostenible y se está convirtiendo en el líder mundial de la protección medioambiental.
  • ‘The Climate group’ afirma que China es la líder mundial en la producción de energía renovable, con ingentes inversiones en tecnología solar, eólica y de biomasa.
  •   La energía eólica china se ha doblado cada año durante 3 años y será la mayor del mundo para 2010.
  • China es el líder en energía solar.
China es un país socialista:
  • China ha introducido ciertos elementos del libre mercado con el fin de fomentar un rápido crecimiento; sin embargo, esto está pensado como una manera de fortalecer la base material para un futuro socialismo más consolidado (Al igual que la NEP de Lenin).
  • El estado chino representa al proletariado en alianza con el campesinado. El proletariado es la clase dominante del país. La política del PCCh consiste en “la confianza de todo corazón en el proletariado”.
  • Los sindicatos y las organizaciones de masas son tremendamente fuertes. La federación nacional de sindicatos es la corporación sindical más grande del mundo, con 134 millones miembros en 1.7 millones de sucursales sindicales.
  •   La movilización en respuesta al sismo de Sichuan demuestra ampliamente la superioridad del socialismo. Un gran número de trabajadores de auxilio, soldados, oficiales y voluntarios están todavía trabajando  sin descanso para proporcionar comida, agua potable, refugio, medicina y asistencia sanitaria para los supervivientes; más de 140.000 soldados del ejército popular de liberación fueron desplegados; y venía ayuda de todas las partes de la nación. Todo esto destaca en contraposición con la nefasta respuesta de los EEUU al huracán katrina.   
“Debemos seguir el método de análisis del materialismo histórico, que nos indica que los que hacen historia son aquellos que permanecen comprometidos con el servicio al pueblo de todo corazón y se adhieren a las demandas de las amplias masas”. – Secretario general Hu Jintao.

Fuente: Hands Off China