martes, 21 de marzo de 2017

Visita del Secretario de Estado Rex Tillerson a China

Después de pasar por Tokio y Seúl, el nuevo Secretario de Estado de la administración Trump, Rex Tillerson hizo el pasado fin de semana una visita de dos días a China, con el asunto de las tensiones en la península coreana como trasfondo. En Tokio y Seúl, Tillerson dijo que la política anterior con respecto a Corea del Norte había fracasado y que todas las opciones posibles estaban sobre la mesa (léase: incluyendo la acción militar). El presidente de los Estados Unidos Donald Trump incluso había lanzado un tuit diciendo que "China no es muy útil en este asunto". Después de una reunión con el ministro de Asuntos Extranjeros Wang Yi, Tillerson dijo que ambas partes están de acuerdo en que Corea del Norte deben detener el desarrollo de armas nucleares y las pruebas de lanzamiento de misiles. Wang también expresó su oposición al despliegue de un escudo antimisiles en Corea del Sur diciendo que "el sistema es una amenaza para la seguridad de China".

Respecto de las relaciones comerciales entre China y los Estados Unidos, de las que el propio presidente Trump había hablado durante su campaña electoral con términos amenazadores, Tillerson afirmó: "Nuestros dos países tienen una relación comercial positiva que es justo y beneficiosa para ambas partes." Como ya se sabe, Trump ha insistido en que el presidente Xi Jinping ayudaría a reducir el enorme déficit comercial que tiene los Estados Unidos tienen con China.

¿Próxima cumbre Estados Unidos-China?

Wang dijo que las dos naciones deben resolver sus diferencias, revelando que se está preparando para el mes que viene una reunión de dos días en Florida entre los presidentes Xi y Trump. Según el South China Morning Post, la cumbre se celebrará los días 6 y 7 de abril en la residencia del presidente Trump en Palm Beach, cosa que recuerda la reunión de 2013 entre Xi y Obama en la residencia Sunnylands. Pese a que la llegada de Trump a la Casa Blanca agrió en parte la atmósfera de las relaciones sino-estadounidenses, los especialistas creen que ambos presidentes podrían ponerse de acuerdo para establecer un calendario para iniciar conversaciones sobre un acuerdo de inversión. Wang también dijo que el principio de "Una sola China" es la base de las relaciones sino-estadounidenses. Por su parte, Tillerson también dijo haber hablado con Wang sobre cuestiones de derechos humanos y libertad religiosa, aunque no dio más detalles al respecto. 

El domingo pasado, Tillerson se reunió con el presidente Xi Jinping, en el Gran Palacio del Pueblo. Xi dijo que convinieron en que él y el presidente Trump intercambien puntos de vista. Xi también afirmó que la cooperación entre los Estados Unidos y China es la única opción correcta. "Debemos administrar adecuadamente las cuestiones sensibles con el fin de conseguir un desarrollo sano y estable de las relaciones partiendo de un nuevo comienzo", dijo Xi en su conversación con Tillersón. Éste respondió que Donald Trump está deseando tener mejores relaciones con China y hacer una posible visita en el futuro. Sin embargo, según el Financial Times, las posiciones mutuas no se han acercado realmente por la visita de Tillerson.

Este fin de semana pasado también hubo la reunión los ministros de finanzas de los países del G-20 en Baden Baden. En la reunión, el nuevo Secretario del Tesoro de la administración Trump, Steven Mnuchin, consiguió echar abajo una resolución que condenada el proteccionismo. Está claro que ahora China se ha convertido en la más prominente abanderada de la globalización y del respeto de las normas del comercio mundial.

martes, 7 de marzo de 2017

Deshielo entre el Vaticano y Beijing

El pasado mes de febrero, el cardenal John Tong de Hong Kong anunció que el Vaticano y el gobierno chino habían llegado a un consenso para el nombramiento de obispos de la Iglesia católica de China, después de un año de intensas negociaciones.

No existen relaciones diplomáticas entre China y el Vaticano desde que rompieron relaciones en 1951. Además de las diferencias sobre el nombramiento de los obispos, también está el problema de Taiwán. El Vaticano aún reconoce al gobierno de Taiwán como único gobierno legítimo de China.

Regularización de los obispos 

La Iglesia católica no reconoce la legitimidad de los siete obispos chinos nombrados por la Asociación Católica Patriótica China (CCPA), el sector de la Iglesia en China que acepta la autoridad del gobierno. Como resultado de ello, los chinos católicos están divididos entre dos grupos de obispos, uno reconocido por Beijing y otro por Roma, que ha nombrado a más de una treintena de obispos que predican en la clandestinidad. Cada grupo tiene alrededor de seis millones de seguidores.

Ahora, ambos estados han alcanzado un compromiso. Aunque la parte china se oponga a toda injerencia en la autoridad de la CCPA, ahora parece estar dispuesta a reconocer la última palabra del Pápa para aceptar o rechazar obispos que hayan sido nombrados por la Iglesia en China, así como a regularizar la situación de los obispos clandestinos designados por Roma. Por su parte, el Vaticano estaría dispuesto a "disculpar" a los siete obispos oficiales designados por la CCPA. Por otra parte, tres obispos han sido condenados por el Vaticano por "mala conducta", pero dejará que la investigación y posible sentencia contra ellos corra a cargo del estado chino.

Cambio de mentalidad

Por parte del Vaticano, este cambio se debe a un motivo generacional y se debe a las prioridades personales del Pápa Francisco, que quiere volver a la visión del Concilio Vaticano Segundo de los años 60, que quería someter a los católicos a las leyes y costumbres de las autoridades seculares de cada país.

Sin embargo, el nuevo acuerdo aún cuenta con muchos opositores, sobre todo en la Iglesia clandestina. El cardenal Joseph Zen, antiguo obispo de Hong Kong, ha sido particularmente explícito al sugerir en el periódico The Guardian que el Pápa es un "pequeño ingenuo" que "no tiene la experiencia necesaria para conocer a los comunistas en China". En otras ocasiones, Zen ha afirmado que el acercamiento crearía una situación de "falsa libertad" para los católicos, bajo cuyas circunstancias los creyentes sólo podrán rezar en casa.

La atenuación, en los últimos años, de la campaña contra la secta Falun Gong en China, sugiere que el gobierno chino se ha dado cuenta de los límites y los riesgos asociados a la criminalización de la religión. Por eso, desde la revisión de las normas sobre asuntos religiosos a partir en 2005, la política del gobierno chino consiste cada vez más en trabajar con grupos religiosos que prioricen los elementos socialmente progresistas de la religión. Además, el acuerdo con el Vaticano es una oportunidad para el gobierno de evitar que los 12 millones de católicos chinos puedan ser atraídos hacia las organizaciones clandestinas.

Las propias declaraciones del Vaticano subrayan que la Iglesia respeta a las autoridades seculares, subrayando que los católicos de China, incluyendo a los obispos no reconocidos, son ciudadanos que se someten al imperio de la ley. Como demostración de buena fe y espíritu de cooperación, el Vaticano denunció públicamente en noviembre del año pasado a un sacerdote de la provincia de Hebei que se nombró a sí mismo obispo de la Iglesia clandestina.

Diplomacia

Los canales diplomáticos en el Vaticano y en China han mostrado públicamente su optimismo respecto del futuro, y coinciden en que a partir de ahora la tarea consistirá en construir una confianza mutua. Pero no es posible saber para cuándo habrá una reanudación formal de las relaciones diplomáticas.

Con este acuerdo, la República Popular China tiene mucho que ganar a nivel internacional. El acercamiento con Roma tiene el potencial de alejar a Taiwán de su único apoyo diplomático en Europa (incluyendo a influyentes católicos como el vicepresidente Chen Chien-jen). También puede ser positivo para la imagen de China en países con una gran comunidad católica, como Filipinas o Estados Unidos, por no hablar de los partidos cristianos en Europa.

¿Persecución de los protestantes?

Recientemente, la ONG Freedom House publicó un informe sobre las religiones en China, titulado "The battle for China's spirit", que afirma que los budistas y taoístas tienen algunos problemas. El estudio reconoce que que los católicos pueden esperar tiempos mejores gracias al nuevo acuerdo con el Vaticano, pero según el mismo la tendencia general es hacia una mayor persecución de la religión, que afectaría principalmente a tres grupos: los musulmanes de la etnia uigur, la Iglesia protestante y la secta Falun Gong. Algunas iglesias protestantes estarían reconocidas, pero otros grupos practicarían la religión en la clandestinidad.

Pero quien se centra únicamente en la persecución de la religión en China no ve el cuadro de conjunto, escribe Ian Johnson, un periodista estadounidense muy conocido en Beijing, en su página web China Sources, que publica principalmente artículos sobre la religión en China. Ian Johnson sitúa el renacimiento de la religión en China a partir de 2010, y cuestiona la valoración del Freedom House, que según él encaja muy bien con la percepción occidental según la cual la religión es duramente perseguida en China.

Más tolerancia que persecución

Johnson se enfoca en el delito más grave señalado en el informe del Freedom House: la eliminación de más de 1.000 cruces de las iglesias protestantes en la provincia de Zhejiang. Johnson confirma que en muchas de estas iglesias se ha eliminado la cruz, pero señala que ninguna ha cerrado como lugar de culto, y afirma que la eliminación de la cruz respondía a una política local y de ninguna manera a una campaña nacional.

Aproximadamente el 10% de la provincia de Zhejiang es protestante (en comparación con un 4% para el conjunto de China). Lo que pasa es que se colocaron en los lugares de culto cruces gigantes que dominaban el horizonte de las ciudades. Esto daba la impresión de que toda la región era protestante, y ello hizo surgir un resentimiento en la mayoría de la población. Los protestantes veían en la colocación de cruces un testimonio de su fe, pero otros los interpretaban como un símbolo de vanidad para exponer su riqueza, o como un proyecto misionario. La venganza que siguió fue una política estrictamente local, y ahora parece haber terminado. Los grupos protestantes no han sido molestados en otros lugares de China.

Johnson también habla del futuro del protestantismo en China. señalando que además de los grupos protestantes reconocidos por el Estado, en las ciudades se ven muchas iglesias en residencias que atraen a creyentes educados y con éxito social, que ponen en marcha programas de ayuda para gente sin hogar, niños huérfanos e incluso para las familias de presos políticos.

Un tema sensible sigue siendo los lazos que tienen las iglesias con grupos extranjeros. Teóricamente, enviar gente al extranjero para recibir una formación, o recibir misioneros extranjeros son cosas que no están permitidas por las últimas normas. La pregunta sigue siendo hasta qué punto se aplican estrictamente: se sabe que muchos misioneros protestantes extranjeros residen en China enseñando inglés

Fuentes: 

http://www.chinasquare.be/actueel-nieuws/dooi-tussen-vaticaan-en-beijing/
http://www.eastasiaforum.org/2017/02/23/whats-behind-the-rapprochement-between-china-and-the-vatican/

Alfombra roja para Xi Jinping

Miembro de la banda del Ejército, en la Asamblea Nacional china


Por Georgina Higueras

Como la alfombra roja que conduce al podio, la Asamblea Popular Nacional (APN, el Parlamento chino) tapiza estos días el camino de Xi Jinping al XIX Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh) que se celebrará en otoño. En el Gran Palacio del Pueblo, donde se reúnen para la sesión anual los 3.000 diputados de la APN, ni una pluma vuela por libre en un momento crucial para el liderazgo. El primer ministro Li Keqiang, encargado de presentar en la mañana del domingo el informe de trabajo del Gobierno, echó mano del realismo más crudo: “El crecimiento será del 6,5% y, si es posible, más”. Con este ejercicio de modestia trataba de asegurarse de que nadie, durante el próximo cónclave del PCCh, eche en cara al secretario general promesas incumplidas.

Sobre el informe, al igual que sobre los diputados, planea condicionando hasta el más mínimo movimiento el XIX Congreso, del que saldrán las líneas definitivas que marcarán el paso de China hasta al menos 2022 y los dirigentes que acompañarán a Xi Jinping y Li Keqiang en su segunda etapa de poder. Li, por si alguien no tenía claro que son tiempos de unidad y no de individualismo, pidió de forma explícita a los presentes y con ellos a toda la ciudadanía, o al menos a los 88 millones de comunistas de carnet, que se unan “estrechamente en torno al Comité Central del partido, con Xi como núcleo, y trabajen con todo su ánimo para cumplir las metas de desarrollo”.

FASE DE CRISÁLIDA

En una de esas parábolas que tanto gustan a los chinos, el primer ministro indicó que la economía china se encuentra en un periodo de transición tan difícil como el de la mariposa para convertirse en crisálida. Pero se felicitó de que, pese a ello, la economía creció el año pasado el 6,7%, se crearon 13,14 millones de puestos de trabajo en las zonas urbanas, se aumentaron los ingresos disponibles per cápita el 6,3% y “se consiguió que cerca de 12,4 millones de personas abandonaran la condición de pobreza”.

Ni Li Keqiang, ni toda la prensa oficial, que desde hace unos días bombardea a la población con los logros de Xi Jinping, han mencionado que, pese a su compromiso de luchar contra las diferencias sociales para construir una sociedad más armónica, según la revista 'Hurun', encargada de medir la riqueza en China, la brecha se ha ensanchado en los cuatro años del actual liderazgo. Hurun señala que entre los 5.000 integrantes de la APN y de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (que también se reúne estos días y que forman unos 2.000 asesores, la mayoría miembros del partido) hay 209 personas que poseen una fortuna propia superior a los 2.000 millones de yuanes (272 millones de euros). Añade que la fortuna de los 100 más ricos ha crecido en estos años un 64% hasta situarse al final de 2016 en un total de 413.000 millones de euros.

OBJETIVO DIFÍCIL DE CUMPLIR

Con esas cifras es difícil asumir que China se encamina hacia una sociedad más igualitaria, aunque es cierto que la política económica ha logrado ampliar considerablemente la clase media, en la búsqueda de lo que Xi denomina “una sociedad modestamente acomodada” con la que identifica el renacimiento de la nación. Los diputados solo tienen que votar a favor.

China ignora la alocada carrera armamentista de Trump


ADRIÁN FONCILLAS (El Periódico) -- China continúa en la senda del gasto militar razonable a pesar del paisaje hostil y las urgencias de modernización. Pekín ha anunciado este sábado un aumento del presupuesto de Defensa de "alrededor" del 7 %. Es el más bajo en seis años y rebaja el 7,6% del pasado ejercicio. El mensaje llega claro: los tiempos de los crecimientos de dos dígitos han terminado. El aumento se mueve dentro de los márgenes del crecimiento económico, que podría situarse entre el 6,5 y el 7%.

El anuncio del gasto militar sirve tradicionalmente para inaugurar oficiosamente la Asamblea Nacional Popular (el Parlamento chino) y apuntalar el peligro amarillo. Era costumbre que el portavoz se esforzara en subrayar el compromiso chino con la paz y la naturaleza defensiva de la inversión para rebatir por adelantado las críticas que llegarían de los gobiernos vecinos y Estados Unidos. Es complicado mantener esa liturgia en el contexto actual. El freno chino es una saludable noticia frente a los acelerones generalizados.

No escaseaban razones para lo contrario. A Pekín se le acumulan los conflictos territoriales con media docena de países en el Mar del Sur de China y con Japón por las islas Diaoyu/Senkaku. La región ya gasta más en Defensa que Europa y vive una carrera armamentista sin precedentes. Pero la amenaza más evidente es Estados Unidos. Ya hace años se citó con China en el Pacífico para discutirse la primacía global y su presencia es atosigante. Washington anunció la semana pasada un aumento presupuestario sin precedentes desde el 11-S. Su gasto supera al de la suma de los siete siguientes países y cuadriplica el chino. El aumento del 10%, con una economía que no alcanzará el 2,4%, causará recortes en el resto de sectores. El objetivo, aclaró Donald Trump, es que "Estados Unidos vuelva a ganar guerras".

LA SOMBRA DE TRUMP

La sombra de Trump y las intervenciones estadounidenses en Irak y Afganistán han sobrevolado la rueda de prensa. "Miren la pasada década, ha habido en todo el mundo numerosos conflictos, incluso guerras, que han provocado numerosas muertes y destrucción de la propiedad, muchos refugiados y gente sin hogar. ¿Cuál de ellos ha sido causado por China?", ha inquirido Fu Ying, portavoz de la Asamblea. También ha aludido sutilmente a Estados Unidos cuando ha dicho que China debía "protegerse contra las injerencias en las disputas de los de fuera".

China dedicará a Defensa el mismo 1,3% de su PIB que el pasado año cuando los miembros de la OTAN han prometido destinar el 2%. "Deberíais preguntarles cuáles son sus intenciones", ha añadio Fu.

China está obligada a compatibilizar los rigores de una economía que ha dejado atrás sus días de gloria con las acentuadas exigencias de defensa en el entorno. En la ecuación no figura entre sus desvelos por ahora seguir la alocada carrera militar de Trump.

"China cree que se enfrenta a mayores amenazas de seguridad en el Mar del Sur de China, el Estrecho de Taiwán y en el noreste asiático, por ejemplo. El reciente anuncio de Trump aumentará mucho más sus preocupaciones. Creo que su presupuesto militar seguirá creciendo a un ritmo alto, quizá mayor que el de su economía, pero sin que llegue a alcanzar el doble dígito", opina Tong Zhao, experto del Centro de Política Global Carnegie-Tsinghua.

DESCONTENTO EN EL SECTOR MILITAR

La cifra anunciada este sábado ha sorprendido a expertos y decepcionado a muchos que aspiraban a seguir la senda estadounidense. "No es suficiente, muchos en el sector militar estarán descontentos", ha desvelado una fuente anónima con lazos en el sector a Reuters. Algunos militares hablaban esta semana de la necesidad de un 12 % mientras el diario ultranacionalista Global Times sugería el 10%.

Sus expectativas descansaban también en las urgencias presupuestarias de las ambiciosas reformas de un estamento esclerotizado. El Ejército chino apabulla en el aspecto cuantitativo y suspende en el cualitativo. Xi Jinping, presidente chino, lo reducirá en 300.000 soldados hasta dejarlo en dos millones. Eso implica muchas costosas jubilaciones. También lo agilizará y modernizará para adecuarse a las necesidades bélicas del momento. Está previsto que lime el tradicional protagonismo del Ejército de Tierra a favor del de Aire y la Marina.

lunes, 6 de marzo de 2017

China reduce su expectativa de crecimiento al 6,5%, la más baja en 26 años

Los delegados de la Asamblea Nacional Popular china han participado en la apertura anual de la institución, este domingo en Pekín.

ADRIÁN FONCILLAS (El Periódico) -- Control de riesgos, estabilidad, prudencia, cortafuegos... China asume un crecimiento económico más humilde a cambio de fortalecer el blindaje ante las inestabilidades internas y externas que la amenazan. El discurso del primer ministro, Li Keqiang, recordó que los tiempos de una economía tan exuberante como desordenada han quedado atrás y urge embridarla.

Li Keqiang ha anunciado este domingo una expansión del PIB del 6,5% en el discurso de apertura de la Asamblea Nacional Popular (ANP, el Parlamento chino). Esa cifra supondría otro mínimo histórico después de que el 6,7% registrado en el 2016 fuera el crecimiento más bajo en 26 años. Es habitual que la atención global se concentre cada año en ese frío número como termómetro del desarrollo mundial. La visión del Gobierno chino es más panorámica, ni compartía la algarabía cuando encadenaba crecimientos de dos dígitos años atrás ni la aflicción actual cuando lo recorta. De cumplirse ese 6,5%, y los dirigentes chinos han mostrado un ojo clínico en sus vaticinios, seguiría disfrutando de unos de los crecimientos más robustos del mundo.

Llegada de delegados de la ANP al Gran Salón del Pueblo, en la plaza de Tiananmén

A Pekín le desvela lo que rodea a esa cifra. El mundo ha dejado de ser ese ecosistema abierto que agradecía la llegada de sus manufacturas y posibilitó su milagro económico basado en el modelo de fábrica global. El 'Brexit', Trump y el proteccionismo en general amenazan la marcha de la economía global y, sobre todo, de la china. Li alertó contra el acentuado proteccionismo. "Existen muchas incertidumbres sobre la dirección de las políticas de las principales economías y sus efectos secundarios. Los factores que pueden causar inestabilidad son visiblemente mayores", ha afirmado en su discurso ante 3.000 delegados. "Siempre nos opondremos al proteccionismo en sus diferentes formas y nos involucraremos cada día más en el gobierno global", ha añadido. Trump ha convertido a China en un elemento de estabilidad mundial y en un inesperado paladín del libre comercio.

EL 'FACTOR TRUMP'

Las cautelas ante los factores externos han sido recurrentes en los discursos de la última década en la Asamblea. Pero lo que otros años era una referencia indeterminada y dispersa se concentra hoy en Trump. China ha gestionado durante tres décadas retos mayúsculos como la lucha contra la pobreza en un país gigantesco y en vías de desarrollo, la relación preocupante entre recursos naturales y población o los sensibles procesos de industrialización y urbanización. Con Trump llega un factor desestabilizante que Pekín aún no sabe cómo tratar. Sus tenaces e ignorantes denuncias sobre la manipulación china de la moneda o las amenazas a masivos aranceles adelantan un escenario hostil que desborda largamente esos roces económicos pasados y previsibles entre las dos mayores potencias del mundo.


¿Qué es la ANP?

La Asamblea Nacional Popular es el mayor Parlamento del mundo. Sus 3.000 delegados llegan desde todo el país para protagonizar durante semana y media lo que la prensa llama pomposamente "gran fiesta de la democracia anual". Se celebra en el epatante Gran Salón del Pueblo, de aparatosidad soviética, situado en el oeste de la plaza de Tiananmén. Ahí se juntan los delegados de sobrios trajes con las coloristas vestimentas de los representantes de las decenas de etnias del país.

Su finalidad práctica se limita a aprobar cualquier propuesta del Ejecutivo sin excepción. Quizá por ello, o más probablemente por el carácter apolítico de los chinos, la calle la conoce como "el gran salón de té". Muchos solo son conscientes de que ha empezado por sus síntomas: los cortes de tráfico en la avenida de Changan afectan a todo el centro, se acentúa la presencia policial y de voluntarios con sus brazaletes, la censura ralentiza internet hasta lo exasperante...

Trump le llega a China cuando más calma necesita. Pekín acometerá este otoño el crucial relevo de su cúpula y se esfuerza en virar su antiguo modelo económico de manufacturas baratas, inversión pública e industria pesada a otro más racional basado en el autoconsumo. Se entiende, pues, que la estabilidad se repita estos días como un mantra.

El primer ministro ha prometido 11 millones de nuevos trabajos en las zonas urbanas y urgido a los gobiernos locales a atender a los millones de chinos desempleados. Li ha anunciado que China recortará la producción de acero en 50 millones de toneladas y la de carbón en 150 millones de toneladas. El nuevo foco en las energías más respetuosas con el medio ambiente ha supuesto millones de despidos en la industria pesada. Muchos de ellos son trabajadores ya mayores y de baja cualificación con posibilidades mínimas de recolocación y mucho riesgo de convulsión social.

Li ha enfatizado la necesidad de control. "Los riesgos sistémicos están bajo control pero debemos estar alerta (…) Aseguraremos el orden en el sistema financiero y construiremos un cortafuegos contra los riesgos", prometió.

El primer ministro también ha repetido que no se discuten las reformas económicas, las más ambiciosas y complejas desde la apertura. El camino hacia una mayor liberalización es más pedregoso de lo esperado. Las paquidérmicas e ineficientes empresas públicas que Pekín pretende adelgazar aún conservan un peso desmesurado mientras el de las privadas no avanza al ritmo esperado.

A Pekín se le acumulan los problemas económicos. Requiere de una reforma cambiaria por la devaluación de su yuan frente al dólar, pero las críticas de Trump desaconsejan ejecutarla por el momento. Y la deuda pública ha alcanzado ya el 250% de su PIB y coloca a Pekín ante una dilema shakesperiano: seguir estimulando la economía o cortar el crédito masivo.

domingo, 5 de marzo de 2017

Las relaciones entre China, Estados Unidos y Taiwán.


En aras de revitalizar un poco nuestro blog, en Manos Fuera de China hemos decidido traducir a texto algunos de los vídeos explicativos de Emmanuel Lincot, excelente sinólogo francés, miembro del think tank de análisis político-estratégicos francés Stratpol, por su interés y su brevedad. Este primer vídeo, con fecha del 13 de enero de 2017, versará sobre las relaciones entre la República Popular China, Taiwán (República de China) y los Estados Unidos, un asunto que sin duda alguna va a dar de hablar de sí en la prensa en estos próximos años de mandato Trump que vamos a vivir. Adjuntamos el vídeo de Lincot para quien sepa francés, porque la verdad es que es un francés muy claro y fácilmente comprensible 

Por Emmanuel Lincot

Las relaciones entre China, Estados Unidos y Taiwán son relaciones complicadas, sobre todo a causa del que se va convertir en el próximo presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, que será investido el 20 de enero, y que el pasado 2 de diciembre [NdT -- del año 2016] hizo saber que había tenido una conversación telefónica con la presidenta de Taiwán, Tsai In-wen. 

Evidentemente, todo ello no ha sido espontáneo. Ha sido algo preparado y reflexionado durante tiempo. De hecho, el mismo día (y ello tampoco es fruto de la casualidad), Henry Kissinger, conocido por haber obrado a favor del acercamiento entre los Estados Unidos y la República Popular China, se encontraba en Beijing, siendo recibido por el presidente actual Xi Jinping. Por lo tanto hay una convergencia de señales muy interesante, que demuestra que el futuro presidente de los Estados Unidos ya no va a tener escrúpulos con una cierta costumbre que había las relaciones bilaterales sino-estadounidenses, heredadas de la administración Nixon (es decir desde hace 37 años).


No creo, sin embargo, que los Estados Unidos vayan a cuestionar la política de "Una sola China" (es decir, el reconocimiento de Beijing con la exclusión de Taiwán). Aunque es cierto que las relaciones de los Estados Unidos con China son bastante ambivalentes, porque a pesar del establecimiento de relaciones entre Beijing y Washington, los Estados Unidos se las han ingeniado para promulgar en 1979 el Taiwan Relations Act, que permite al Congreso intervenir en el caso de que Taiwán sea atacada (entiéndase por la China comunista), permitiendo así a los Estados Unidos financiar y armar a Taiwán, aliado objetivo de los Estados Unidos en la zona del Mar de China.

De la noche a la mañana, Trump ha levantado un tabú. Algunas horas después de hacer pública la conversación con la presidenta taiwanesa, las críticas evidentemente llovieron de todas partes, pero Trump añadió leña al fuego publicando en Twitter un mensaje donde venía a decir: "¿Por qué no tendríamos derecho a ser felicitados por la presidenta de Taiwán, ese país al que los Estados Unidos envía armas y cuyo programa de armamento financia?". Con estas palabras Trump ponía sobre la mesa la ambigüedad de las relaciones tripartitas Taipéi-Washington-Beijing, metiendo el dedo en la llaga.


Ante estas declaraciones, el ministro de Asuntos Extranjeros de China Wang Yi quiso relativizar el peso de las palabras de Trump, aunque no pudo disimular su exasperación ante una situación radicalmente nueva, que ponía a la administración china ante un hecho consumado. Al mismo tiempo, Wang Yi recordaba que sólo existe una China y que la relación exclusiva entre Washington y Beijing no podía ser puesta en tela de juicio.

¿Cómo ha sido recibida la decisión de Trump en los Estados Unidos? En el lado demócrata, se ha venido a decir que Trump era una nulidad que no sabía nada de las relaciones internacionales, y que aquello era un hecho revelador de su condición de amateur. En el lado republicano, aunque la decisión de Trump no sea apoyada de forma unánime, había en cambio análisis muy interesantes, en particular el de John Bolton, que ha sido durante mucho tiempo embajador estadounidense ante la ONU. Bolton recordó que jugar hoy la carta de Taiwán es un poco como lo que había hecho Nixon jugando la carta de China contra la Unión Soviética.

La reacción de John Bolton tuvo cierta importancia en los días siguientes a la declaración de Trump, porque se barajaba la posibilidad de que precisamente él quien fuera el futuro embajador ante la ONU de la administración Trump. Pero no fue así, sino que fue Terry Bransted el designado para ocupar este importante puesto. Bransted es republicano, pero un republicano particular: se trata de un hombre de negocios (cosa importante porque el aspecto económico es del todo esencial en las relaciones bilaterales), pero no se trata sólo de eso. Bransted conoce personalmente a Xi Jinping, de hecho se conocen desde 1985, cuando Bransted era gobernador de Iowa Se trata por lo tanto de una decisión más bien inteligente por parte de Trump.


Como decía, el Ministro de Asuntos Extranjeros Wang Yi reaccionó de manera moderada pero firme, y algunos días después, para dar peso a los argumentos chinos, Beijing decidió enviar a su flota (con el Liaoning, el único portaaviones del que dispone hasta ahora) hacia el Pacífico, cruzando el estrecho de Taiwán. Flota que además estuvo muy estrechamente vigilada, no solamente por la aviación taiwanesa sino también por la japonesa (enviando sus informaciones a sus aliados estadounidenses). Era una forma de dar un golpe en la mesa, poniéndole algunos límites a la administración estadounidense.

Y lo que era más importante y revelador de la tensión entre los Estados Unidos y China, es que el pasado 26 de diciembre, es decir 24 días después la declaración de Trump, Taiwán sufrió una bofetada diplomática. Taiwán goza de muy poco reconocimiento diplomático en el mundo: nada más que unos micro-Estados en la zona Pacífico, en el mar Caribe y en África. Y entre estos Estados africanos aún quedaba Santo Tomé y Príncipe, un país de habla portuguesa que sólo reconocía una China legal, es decir Taiwán. Y por casualidad, el 26 de diciembre, aprendimos que Santo Tomé y Príncipe se cambiaba de chaqueta y reconocía a la República Popular China.

Emplazamiento de Santo Tomé y Príncipe

¿Cómo explicar este giro de 180 grados? Hay evidentemente en ello una relación de causa a efecto, pero si se mira de más cerca, observamos que están en juego intereses petrolíferos y estratégicos bastante considerables. Se trata por lo tanto de una derrota diplomática para el aliado de los Estados Unidos en la región, y existe un nexo evidente entre el "efecto Trump" y esta decisión, que aunque parezca marginal, es del todo reveladora.

Tampoco hay que olvidar que del lado taiwanés, aunque se haya hecho lo posible para que la conversación teléfonica entre Donald Trump y Tsai Ing-wen sea conocida del gran público, no está claro que Tsai Ing-wen y su equipo estén muy contentos al ser utilizados como moneda de cambio. Pero al mismo tiempo debemos recordar la situación bastante preocupante de Taiwán. En primer lugar, Taiwán está bastante aislada en el plano diplomático. Desde la política iniciada por el predecesor de Tsai Ing-wen, Ma Ying-jeou, se está en una lógica de acercamiento económico, por no decir de absorción económica de Taiwán por parte de la China continental, y ello es bastante catastrófico para la economía de Taiwán: el 12% de los jóvenes taiwaneses en edad de trabajar están en el paro. Es algo nunca visto. Los resultados de la economía taiwanesa están por los suelos, con una tasa de crecimiento que se aproxima al de Francia (es decir, cerca del 1%), lo cual es gravísimo para el futuro de la isla. Por todo ello, de alguna manera Tsai Ing-wen está jugando una partida de póker, aproximándose de manera muy audaz hacia los Estados Unidos y su nueva administración, lo cual es una manera algo desesperada de romper su aislamiento en el plano económico y recuperar oxígeno.

Para concluir, también es una manera para Donald Trump (y ahí vemos que no es el personaje histriónico que a veces quiere aparentar), de hacerle saber a los dirigentes chinos que la agenda estadounidense será decidida por los estadounidenses, y de ninguna manera por los chinos. Pienso que, objetivamente, se trata de una decisión "soberanista".

sábado, 4 de marzo de 2017

Xi Jinping pide a los intelectuales contribuir más a la nación


BEIJING, 4 de marzo (Xinhua) -- El presidente de China, Xi Jinping, pidió hoy sábado a los intelectuales que contribuyan más al desarrollo del país.

Xi, también secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China y presidente de la Comisión Militar Central, hizo estas declaraciones durante un debate de panel con asesores políticos de tres partidos no comunistas participantes en la sesión anual de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh, máximo órgano asesor político del país).

miércoles, 1 de marzo de 2017

Destacan crecimiento de la economía china


BEIJING.—El Buró Nacional de Estadísticas (BNE) de China publicó un informe que resalta el crecimiento estable de la economía, el incremento de los empleos y el aumento de la calidad de vida.

El reporte del desarrollo económico y social del país en el 2016, refleja que el Producto Interno Bruto (PIB) de China creció 6,7 % interanual para situarse en 10.820 millones de dólares, reportó la agencia Xinhua.

Por su parte, la población total alcanzó los 1.383 millones de habitantes a finales del año anterior, un ascenso de más de ocho millones en comparación con la cifra registrada a finales del 2015.

Al respecto, el texto detalla que la población urbana llegó a cerca de 793 millones, el 57,35 % del total.

Otro valor positivo reconocido fue que a finales del 2016, 776 millones de personas tenían empleo, de ellas unas 414 millones en las ciudades, refiere PL.

Con la creación de cerca de 13 millones de nuevos puestos de trabajo y la reducción de la tasa de desempleo urbano en 4,02 %, las metrópolis del gigante asiático contribuyeron al logro de esos indicadores.

También trascendió que las importaciones y exportaciones combinadas de China con los países a lo largo de la Franja y la Ruta de la Seda sumaron unos 900.000 millones de dólares.

Fuente: Granma

sábado, 25 de febrero de 2017

Yu Zhengsheng pide al Frente Único que apoye el socialismo chino


BEIJING, 24 de febrero (Xinhua) -- El máximo asesor político de China, Yu Zhengsheng, instó hoy a los departamentos del Frente Único a que alienten más a la gente de nuevas clases sociales a apoyar el socialismo con características chinas.

Yu, miembro del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), hizo las declaraciones hoy en una reunión sobre la unión de la gente de nuevas clases sociales.

"Desde la reforma y apertura de China, ha surgido un número de nuevas clases sociales en el país junto con los cambios que están teniendo lugar en la sociedad y la economía chinas", declaró Yu, quien agregó que ellos han sido una fuerza importante en el desarrollo de China.

Yu subrayó que la tarea clave del PCCh es guiar a la gente de las nuevas clases sociales a incrementar su aceptación y confianza en el socialismo con características chinas.

"Los departamentos del Frente Único del PCCh deben aprovechar internet para conectarse mejor con los miembros de los nuevos estratos sociales a través de intercambios y discusiones", declaró Yu.

En la reunión, la jefa del Departamento de Trabajo del Frente Único del Comité Central del PCCh, Sun Chunlan, exhortó a las autoridades del Frente Único a que mejoren su trabajo y avancen en la preparación del XIX Congreso Nacional del PCCh.

viernes, 24 de febrero de 2017

China inaugura la mayor ciclovía aérea del mundo


El concepto para el proyecto fue desarrollado en ocho años por estudiantes de secundaria tras un concurso del instituto de Ciencia y Tecnología de la ciudad de Xiamen.

Este carril bici, que está en fase de prueba, ofrece una forma alternativa de viajar por la ciudad, con la idea de reducir el tráfico y la contaminación atmosférica.

Tiene casi ocho kilómetros y funciona bajo el sistema de BRT (Bus Rapid Transit). Tiene 11 salidas a las estaciones de Metro y autobuses. Hay un sistema de alquiler de bicicletas en varias localizaciones por toda la ciudad.

La pista tiene capacidad máxima de 2.000 bicicletas a la hora, y un límite máximo de velocidad de 24 km/h. Las puertas de acceso para las bicicletas se cierran automáticamente cuando se alcanza su capacidad máxima. La parte más alta de la ruta está casi a 5 metros del suelo.

Los residentes están encantados con este proyecto y afirman que ahora con la bicicleta ahorran tiempo en los trayectos del trabajo.


Fuente: www.ecoportal.net 

martes, 21 de febrero de 2017

20 años después, el legado de Deng Xiaoping edifica a China

Un monumento conmemorativo honra al inolvidable Deng Xiaoping en su ciudad natal Guang'an, provincia de Sichuan

Sichuan, 20/02/2017 (Diario del Pueblo) -- Este domingo [19 de Febrero – Nota de MFDC] se cumplen 20 años de la desaparición física del estadista chino Deng Xiaoping. Sin embargo, a pesar de que el inolvidable líder ya no se encuentra entre nosotros, China sigue beneficiándose de su sabiduría y legado político.

Como primera Zona Económica Especial de China, la ciudad de Shenzhen se ha transformado de un pequeño pueblo pesquero a la gran puerta comercial de entrada a China. Esto ha sido posible gracias al proceso de reforma y apertura que promovió y defendió Deng Xiaoping.

Deng Xiaoping ha sido llamado "el arquitecto de la reforma y apertura de China" por sus minuciosos esfuerzos en liderar la transformación moderna del país, iniciada desde finales de los años setenta.

Víctor Gao, académico, analista e intérprete que trabajó con Deng Xiaoping, considera que aún sus ideas ejercen un gran influencia en el gigante asiático.

"A mi juicio, Deng Xiaoping salvó a China. Desde finales de la década de 1970, trazó el mapa de la reforma y la apertura al mundo exterior que aún hoy sigue vigente y que ha generado beneficios palpables. Sin Deng Xiaoping, China probablemente no habría salido de esa enorme y pesada caja ideológica en la que estaba encerrada con mano de hierro", afirma Gao.

Deng fue reconocido como parte del núcleo de la segunda generación del liderazgo del Partido Comunista de China.

Mientras que desde su despacho instruyó medidas progresistas que le valieron el respeto de sus compatriotas, en la práctica implementó osadas reformas y encontró soluciones únicas e innovadoras para el desarrollo de China.

"Deng tenía una manera muy particular de considerar los desafíos, encontrado soluciones singulares e innovadoras y siempre evitando estancarse en un hecho en particular. Cabe recordar su famosa frase que lo resume todo: Lo importante del gato no es que sea negro o blanco, sino que cace ratones”, destaca Gao.

En junio de 1984, Deng Xiaoping formuló el concepto de "un país, dos sistemas", que más tarde facilitó el arreglo pacífico de la problemática de Hong Kong.

Bajo este concepto, China dejó intacto el modelo económico de Hong Kong después de que retornara al seno de la patria el primero de julio de 1997.

Incluso hoy, el concepto de "un país, dos sistemas" ha sido muy importante a la hora de abordar las relaciones de China continental con Taiwán.

"A pesar de que hay muchos retos y grandes cambios en la situación política de Hong Kong, considero que la mayoría de los residentes en Hong Kong, así como los chinos continentales, siguen reconociendo plenamente la veracidad y validez del concepto patriótico “un país, dos sistemas”, diseñado para la reunificación de China", asegura Gao.

La sabiduría política de Deng Xiaoping ha logrado la actual estabilidad y prosperidad de Hong Kong. Por otra parte, sus planes de modernización han convertido a China en la segunda economía del mundo.

El legado de Deng Xiaoping como líder político y estadista se inscribe entre los hitos importantes de la gran nación china y es un ejemplo de sabiduría para el mundo.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Beijing intensificará acciones contra la contaminación

Beijing sacará de circulación a 300 000 vehículos viejos y promoverá los vehículos de energía nueva.

BEIJING.–La capital china intensificará las acciones contra la contaminación del aire, para lo cual el alcalde de la ciudad prometió tomar medidas extra contra el esmog en el 2017, reportó Xinhua.

El alcalde de Beijing, Cai Qi, dijo en conferencia de prensa que el gobierno municipal seguirá reduciendo el uso de carbón por medio de la ayuda a los residentes de 700 aldeas para que usen energía limpia.

«Este año trataremos de lograr básicamente que no se use carbón en seis importantes distritos y en las áreas planas del sur de Beijing», indicó. También afirmó que la ciudad eliminará los calentadores que funcionan con carbón.

«Reduciremos el uso de carbón en 30% a menos de siete millones de toneladas en el 2017», agregó.
Además, este año Beijing sacará de circulación a 300 000 vehículos viejos y promoverá los vehículos de energía nueva.

«Una tarea urgente de la urbe y de sus áreas vecinas es trabajar juntos y mejorar la calidad del aire en la región», dijo Cai.

La densidad promedio de partículas finas PM 2.5 en la capital china en el 2016 fue de 73 microgramos por metro cúbico, 9,9 % menos que el año previo, informó el director de la Comisión Municipal de Desarrollo y Reforma de Beijing, Lu Yan.

Fuente: Granma

martes, 17 de enero de 2017

Las 8 titánicas obras chinas que dejan boquiabierto al planeta


Por Carlos Salas

El país más poblado del planeta, tiene otros records: acaba de inaugurar el puente más alto del mundo, el radiotelescopio de mayor tamaño y el mayor ascensor de barcos. He aquí la últimas grandes obras de ingeniería de China que dejan boquiabierto al planeta. China rompe records cada año, no solo en la construcción civil sino en el terreno espacial y militar.

Estos son sus últimos logros:

El puente de cristal más largo


Se trata del puente de cristal más alto y largo del mundo, solo para paseantes. Mide 430 metros de largo, 6 de ancho y está suspendido a 375 metros de altura, sobre el Gran Cañón de Zhangjiajie, en la provincia de Hunan. Fue un poco polémico porque al poco de inaugurarse hubo que cerrarlo por exceso de público. Ya se ha abierto de nuevo y es una de las grandes atracciones turísticas. Costó 62 millones de euros.

La mayor ciudad de hielo


 En la capital de la provincia china de Heilongjiang se ha inaugurado la mayor ciudad de hielo del mundo. Es una atracción turística. Gracias al trabajo de 10.000 obreros sobre 800.000 metros cuadrados de superficie, se han esculpido 150.000 metros cúbicos de hielo para elevar curiosas construcciones que morirán con el cambio de estación. La idea es ser un imán turístico, que ya atrae en su mejor temporada a más de dos millones de turistas del planeta entero.

El puente más alto


Antes de que terminara 2016, se inauguró en China el puente más alto del planeta, con 565 metros de altura, equivalente a un edificio de 200 pisos. El edificio más alto en España es una de las Cuatro Torres de Madrid, la de Cristal, con 249 metros. Menos de la mitad que el puente más alto de China. Permite salvar el cañón del río Nizhou y conecta las provincias de Guizhou con Yunnan. Costó 138 millones de euros.

El mayor radiotelescopio


Se llama FAST (nombre occidental) y es el mayor radiotelescopio del mundo. Tardó cinco años en construirse y costó 160 millones de euros. Tiene un diámetro de 500 metros, donde caben hasta 30 campos de fútbol, y casi duplica al hasta el momento más grande que era el de Arecibo. Solo los 4.450 paneles tardaron 11 meses en ser ensamblados. Está emplazado en Pintang en la provincia de Guizhou.

La mayor represa


En 2016 también logró China acabar una de las mayores obras civiles del mundo: es la famosa presa de las Tres Gargantas, que está considerado el mayor proyecto hidroeléctrico del mundo. Se han tardado 23 años en completar el proyecto. El objetivo era suministrar electricidad a la zona de Shanghai pero también controlar las crecidas del río Yangtsé, el mayor de Asia.

El mayor ascensor de barcos


Situado en la presa de las Tres Gargantas, es el mayor ascensor para barcos del mundo. Les permite salvar la altura entre los dos niveles de agua, que son más de cien metros. Los barcos tardaban cuatro horas en superar el desnivel, pero ahora lo logran hacer en 40 minutos. Ha sido diseñado por ingenieros chinos y alemanes, y puede aceptar embarcaciones de hasta 3.000 toneladas.

El cohete más grande


Lo llaman Larga Marcha 5 y su abreviatura es CZ5. Es el cohete que está rivalizando con la potente flota espacial americana, y ya ha superado en capacidad cualquier artefacto porque ninguno hasta ahora había podido transportar 25 toneladas de carga. El CZ5, lanzado en noviembre de 2016, lo ha logrado. Con ello, la diferencia entre China y EEUU en cuestión aeroespacial se ha reducido de décadas a años. Lo mejor de todo es que China ya tiene sobre la mesa de diseño el CZ9 que promete ser la madre de todos los cohetes.

La mayor red de alta velocidad


China empezó a construir hace tiempo una gran red de trenes bala. En 2015 llegaron a 19.000 kilómetros construidos, lo que la convertía en la mayor red del mundo en su género. Ahora, acaba de inaugurar la mayor línea de alta velocidad: comunica el este y el oeste del país, las ciudades de Shanghai y Kunming, y cubre una distancia de 2.252 kilómetros.

https://www.idealista.com/news/inmobiliario/internacional/2017/01/11/744889-las-8-titanicas-obras-chinas-que-dejan-boquiabierto-al-planeta

martes, 10 de enero de 2017

China le declara la guerra a la contaminación


Por Iramsy Peraza Forte

China libra una guerra sin tregua contra la contaminación del aire que, especialmente en invierno, afecta a varias ciudades del gigante asiático, generando una enorme preocupación entre los habitantes.

Durante los últimos días, importantes urbes de la segunda mayor economía del mundo se han visto afectadas por una densa contaminación del aire y niebla que, además de afectar la salud de los ciudadanos,  impiden el total despliegue de las actividades económicas.

Consciente de que la protección del medioambiente constituye una pieza clave para su total desarrollo, el gobierno chino decidió reforzar la protección del entorno y aumentar la supervisión y la responsabilidad en el 2017.

Para ello, el Consejo de Estado de la nación oriental emitió un plan integral sobre conservación de energía y reducción de emisiones para el periodo 2016-2020.

El proyecto está compuesto por 11 medidas dedicadas a impulsar el «trabajo de ahorro de energía y reducción de emisiones, incluida la disminución de la tasa de consumo de carbón, la promoción del consumo de energía en áreas clave, la intensificación del control de emisiones contaminantes, el desarrollo de la economía circular, la mejora del apoyo técnico, el incremento del apoyo en política financiera y la mejora de la gestión».

Las autoridades chinas enfrentan una guerra contra las grandes emisiones de carbón y los vehículos altamente contaminantes, considerados como las causas principales de la elevada concentración de materia de partículas tóxicas respirables, conocidas como PM 2.5, que causan el esmog.

La nueva directriz, emitida por el gabinete chino, entre otras cuestiones, limitará para el 2020, el consumo de energía total del país a 5.000 millones de toneladas de carbón.

En los últimos años China ha logrado mantener un crecimiento estable del Producto Interno Bruto y alcanzar el estatus de segunda potencia mundial. A pesar de esos innegables avances, la estructura económica del país, cargada de industria pesada y dependiente energética de combustibles fósiles, le ha causado algunos escollos como lo es el de la polución.

Es por eso que la atención al tema ambiental se ha ubicado como uno de los principales asuntos en busca de cumplir las metas que tiene el gigante asiático como nación.

MEDIDAS INMINENTES

De acuerdo con informaciones del Ministerio de Protección Ambiental, cerca del 62 % de las 338 ciudades monitoreadas han sufrido los efectos de la contaminación del aire en el último invierno. La permanencia de una fuerte niebla y el esmog constituyen un grave problema para varios territorios del norte de China que han desplegado acciones inminentes para tratar de combatir ese flagelo.

En la capital, por ejemplo, las autoridades planean la creación de una fuerza policial ambiental para supervisar sus 16 distritos y tratar de mejorar la calidad del aire de la ciudad en el 2017.

El subjefe del Partido Comunista de China (PCCh) y alcalde de Beijing, Cai Qi, se comprometió a tomar medidas más severas para hacer cumplir las regulaciones sobre las emisiones de gases contaminantes.

La única planta de energía alimentada por carbón de la ciudad será cerrada después de la temporada que requiere calefacción y el consumo de ese gas mineral se recortará en un 30 %, hasta menos de siete millones de toneladas en el 2017.

Además, este año unos 300.000 vehículos viejos altamente contaminantes saldrán de circulación, 500 fábricas manufactureras de gama baja serán cerradas y otras 2.560 se modernizarán para cumplir elevados estándares de tratamiento de la polución.

También la Comisión Municipal de Educación de la capital china anunció la pronta instalación de sistemas de filtración de aire en algunas escuelas y jardines infantiles en la ciudad.

Según afirmó Cai, Beijing continuará construyendo estrechas relaciones en la lucha contra la contaminación atmosférica con sus vecinos, la provincia de Hebei y la municipalidad de Tianjin, también afectados por los últimos episodios de esmog.

Mientras Chen Jining, ministro de Protección del Medio Ambiente, señaló que su institución está evaluando los planes de emergencia de 20 ciudades para el manejo de la densa contaminación del aire, con vistas a mejorar su capacidad de respuesta.

Fuente: Granma

viernes, 6 de enero de 2017

China emite plan quinquenal sobre ahorro de energía y reducción de emisiones


BEIJING, 5 de enero (Xinhua) -- El Consejo de Estado, el gabinete de China, emitió hoy un plan integral sobre conservación de energía y reducción de emisiones para el periodo 2016-2020.

El plan está compuesto por 11 medidas detalladas para impulsar el trabajo de ahorro de energía y reducción de emisiones de China, incluida la disminución de la tasa de consumo de carbón, la promoción del consumo de energía en áreas clave, la intensificación del control de emisiones contaminantes, el desarrollo de la economía circular, la mejora del apoyo técnico, el incremento del apoyo en política financiera y la mejora de la gestión.

De acuerdo con el plan, el consumo de energía total de China será limitado a 5.000 millones de toneladas de carbón equivalente para 2020. Esto se traducirá en una reducción de 15 por ciento del uso de energía por unidad del producto interno bruto (PIB) para el año 2020.

El PIB de China creció 6,7 por ciento en los primeros tres trimestres de 2016, en camino para alcanzar la meta del gobierno, pero el país también enfrenta desafíos, incluida la degradación ambiental.


Cerca de 62 por ciento de 338 ciudades chinas monitorizadas por el Ministerio de Protección Ambiental sufrieron de contaminación del aire el miércoles. El carbón es la principal fuente de energía en China, y representó el 64 por ciento del consumo total de energía en 2015.

Muchas ciudades chinas han sufrido esmog frecuente en invierno en los años recientes, lo que ha generado una gran preocupación pública. Las emisiones originadas por el carbón son consideradas como una causa de la elevada concentración de materia de partículas tóxicas respirables, conocidas como PM 2.5, que causan el esmog.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Mensaje de fin de año del presidente Xi Jinping (en inglés)


Xi Jinping, núcleo de la revitalización nacional de China

Xi Jinping en la provincia de Hunan en 2013

BEIJING, 29 de diciembre (Xinhua) -- Una tarde de noviembre de hace tres años, Xi Jinping conoció a una anciana cuando visitaba un humilde pueblo montañoso en la provincia china de Hunan.

Una balada sobre su conversación frente a frente, titulada "No sé cómo debo dirigirme a usted" por una pregunta realizada por la campesina cuando vio a Xi por primera vez, se convirtió en un éxito este año.

Desde que asumió el mando del partido gobernante en China hace cuatro años, Xi ha recibido una serie de nuevos títulos.

Es director de varios "grupos dirigentes" que supervisan terrenos como el desarrollo económico y la defensa nacional. Es comandante en jefe de un recién implantado centro de mando conjunto de combate dependiente de la Comisión Militar Central. Es "Xi Dada" o "Papá Xi" en las redes sociales chinas.

Sin embargo, ninguno de ellos tiene el peso de su último título: el "núcleo" del Partido Comunista de China (PCCh) y su Comité Central.

El apoyo a Xi Jinping, secretario general del Comité Central del PCCh, como líder núcleo en la sexta sesión plenaria del XVIII Comité Central del PCCh a finales de octubre fue, tal vez, el evento más llamativo en el calendario político de China en 2016.

En un comunicado emitido después del encuentro de octubre que reunió a los funcionarios del PCCh de alto rango en Beijing, el Partido pidió a todos sus miembros que se "uniesen estrechamente en torno al Comité Central del PCCh con el camarada Xi Jinping como núcleo".

Ser el núcleo no le confiere a Xi ningún poder adicional. Analistas señalan que la nueva posición es clave para que China y el PCCh se mantengan en la senda de desarrollo correcta, y marca un paso hacia un nuevo capítulo en la gran marcha para alcanzar el sueño de la revitalización nacional del pueblo chino.

LA NECESIDAD DE UN NÚCLEO

El PCCh, que cumplió 95 años en 2016, ha sido el único partido gobernante de la Nueva China desde su fundación en 1949.

A lo largo de las casi siete décadas transcurridas desde entonces, el país ha logrado pasar de ser una nación marcada por la agresión extranjera y la guerra civil a convertirse en la segunda mayor economía del mundo y un importante actor en el escenario mundial.

El liderazgo del PCCh demostró ser esencial en esta transformación épica.

Para cualquier país o partido político, tener una figura que actúe como núcleo en el centro de la dirección es de importancia vital tanto para el país como para la gobernación del partido.

Esto es especialmente cierto para China, que cuenta con una población de más de 1.300 millones de personas, y para el PCCh, cuyo número de miembros excede los 88 millones.

Sin un jefe del Partido con autoridad, influyente y experimentado en el mismo núcleo, el país y el PCCh podrían fracasar en la tarea de unificar al pueblo y reunir sabiduría para formular e implementar políticas adecuadas.

Puesto que China entra en la recta final de la construcción de una "sociedad modestamente acomodada", identificar a un líder núcleo es más relevante que nunca.


China se ha comprometido con las "metas de los dos centenarios" para el 100º aniversario del PCCh y el de la República Popular China.

Para 2020, el PIB y la renta per cápita de China deben duplicarse respecto a los niveles de 2010, y se completará la construcción de una sociedad modestamente acomodada. Para mediados de siglo, China debe ser un país socialista moderno que sea "próspero, fuerte, democrático, culturalmente avanzado y armonioso".

Al elaborar un plan integral para fomentar el desarrollo socialista completo económico, político, cultural, social y ecológico, Xi está determinado a dirigir a su país hacia el Sueño Chino de la revitalización nacional, en un momento en el que mantener un rápido índice de crecimiento es cada vez más difícil.

Al mismo tiempo, también ha propuesto el diseño estratégico de los "cuatro integrales" y la filosofía del desarrollo innovador, coordinado, ecológico, abierto y compartido como motores del crecimiento.

Hoy en día, China es una de las grandes economías con un crecimiento más rápido del mundo y un principal cuerpo comercial. El país tiene un poderoso ejército de más de 2 millones de miembros y es país que más personal de mantenimiento de la paz internacional aporta entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Con programas inclusivos como la Iniciativa de la Franja y la Ruta, propuesta por Xi y puesta en marcha en 2013, y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII), China también ha mostrado que está comprometida con la conexión entre regiones y países, al tiempo que se crean oportunidades de desarrollo para todos.

La visión y proyectos del presidente chino hacia un sistema de gobernación global más justo también han ayudado China a crear una imagen abierta, inclusiva y responsable en el escenario internacional.
El pueblo chino nunca ha estado tan cerca de la realización de sus sueños.

En un editorial publicado a finales de octubre, el rotativo que actúa como portavoz de PCCh, el Diario del Pueblo, elogió el estatus de núcleo de Xi y señaló que es de gran importancia para China y el PCCh.

"China y el PCCh ... necesitan un núcleo para el Partido y su Comité Central, a fin de unir el Partido, unificar al pueblo, superar los desafíos y seguir adelante", subraya el artículo.

LA CREACIÓN DEL NÚCLEO

El término "líder núcleo" data de hace solo unas décadas. El difunto líder chino Deng Xiaoping, considerado el arquitecto de la campaña de reforma y apertura de China, acuñó esta expresión a finales de los 80.

Aunque el uso de este término es relativamente nuevo, la práctica de tener un líder núcleo en el PCCh no lo es.

En sus primeros 14 años de existencia, el PCCh no tenía un núcleo en la dirección plenamente maduro. Como resultado, su causa revolucionaria sufrió retrocesos en repetidas ocasiones y hubo un momento en el que el Partido estuvo casi al borde de la disolución.

La Conferencia de Zunyi en 1935, en la que el difunto líder chino Mao Zedong estableció su autoridad dentro del Comité Central del PCCh y en el Ejército, constituye un punto de inflexión. Catorce años después, el PCCh llegó al poder con la fundación de la República Popular China.

Edificio donde se celebró la Conferencia de Zunyi de 1935

Se sabe que el propio Mao, mencionando un viejo cuento del Período de las Primaveras y Otoños (770 a.C. - 476 a.C.) sobre el liderazgo dividido en un Estado con tres gobernantes, subrayó en los años 40: "Tenemos que establecer un núcleo en la dirección".

Por su parte, Deng Xiaoping también señaló la debilidad de una dirección del Partido sin un núcleo. Hizo una célebre declaración en los 80 que afirma que uno no se puede apoyar en una dirección colectiva sin un núcleo.

Según Deng, Mao era el núcleo de la primera generación de dirigentes centrales del PCCh y el propio Deng era el núcleo de la segunda generación.

Después de Deng, Jiang Zemin, que fue secretario general del Comité Central del PCCh desde 1989 hasta 2002, fue el "núcleo" de la tercera generación.

Expertos chinos señalan hoy que el de líder núcleo no es un título que uno se concede a sí mismo y que tampoco el miembro que dirige el Partido es considerado de esta manera automáticamente.

"El estatus de Xi como núcleo en el Comité Central del PCCh y en todo el Partido se estableció a través de su liderazgo en el impulso de las grandes causas del Partido", afirmó Dai Yanjun, subdirector del Departamento de Construcción del Partido de la Escuela del Partido del Comité Central del PCCh.

"La elección de Xi como líder núcleo del PCCh y su Comité Central es la elección de todo el Partido y del pueblo chino, así como de los tiempos", señaló el experto.


Cuando Xi Jinping asumió el poder en 2012, el PCCh ya había logrado un periodo de crecimiento sostenido y rápido más largo que cualquier otro gobierno en la historia humana.

Pero la necesidad de reequilibrar la economía significaba que había que encontrar un nuevo ímpetu para mantener el milagro económico.

Aunque la economía china continuó creciendo a un un ritmo envidiable, la presión a la baja ya iba en aumento y el ritmo se estaba ralentizando. La economía china creció un 6,9 por ciento interanual en 2015, la menor tasa registrada en un cuarto de siglo, lastrada por la recesión en el mercado inmobiliario, la caída en el comercio y una débil actividad industrial.

Al mismo tiempo, la corrupción, la creciente brecha entre la riqueza y la pobreza, y los problemas provocados por un desarrollo desequilibrado también se sumaron a los desafíos a los que China se enfrenta, mientras su campaña de reforma entró en una "zona de aguas profundas".

Para resolver estos problemas, Xi ha prometido una larga lista de "reformas estructurales por el lado de la oferta", que comprenden desactivar la bomba del endeudamiento, reducir la contaminación y eliminar gradualmente las instalaciones industriales obsoletas.

También ha puesto en marcha la campaña anticorrupción más exhaustiva en décadas, dando más poder a la agencia disciplinaria del Partido para perseguir la corrupción, y se ha esforzado por mejorar la capacidad del Partido para gobernar el país.

"Mucho de lo que Xi ha hecho hasta ahora era inalcanzable en el pasado," dijo Yan Shuhan, experto jefe en estudios marxistas de la Escuela del Partido del Comité Central del PCCh.

"En cierto sentido, el respaldo a Xi como líder núcleo en la VI sesión plenaria es solo un reconocimiento formal de una realidad", afirmó.

En su intervención en el 95º aniversario de la fundación del PCCh en julio en Beijing, Xi dijo que últimos 60 años han demostrado que el Partido ha logrado "buenos resultados en el examen de la historia".

Pero la prueba todavía no ha terminado, advirtió.

China está en medio de una lucha ardua y a largo plazo para transformar su economía, limpiar el Partido y racionalizar el Ejército, indicó Yan.

"El país está más cerca de su meta de la gran revitalización que en cualquier punto de la historia", añadió y apuntó que identificar a Xi como núcleo responde a los intereses fundamentales de la nación.

De sus palabras se hizo eco Ruan Zongze, vicepresidente ejecutivo del Instituto de Estudios Internacionales de China, quien señaló que el nuevo título de Xi pretende reforzar el empuje de China en las medidas de reforma.

"Esto no solo beneficiará a China, sino también al mundo", destacó.

China introducirá impuesto ambiental

Beijing (Prensa Latina).— Con la aprobación de leyes sobre medicina tradicional china, impuestos ambientales y de una reforma piloto del sistema de supervisión, concluyó ayer la sesión bimestral de la máxima legislatura del gigante asiático, resalta la prensa local.

El Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional (APN), finiquitó su segunda cita anual, en la cual congresistas de esta nación revisaron y sancionaron documentos y otras instrucciones generales, reportó la agencia Xinhua.

Los asambleístas decidieron remitir el borrador de Cláusulas Generales de la Ley Civil a la quinta sesión de la XII APN, cuya sesión se efectuará el 5 de marzo del próximo año. Las cláusulas son el primer paso para el establecimiento de un código civil.

De la misma forma adoptaron una nueva ordenanza para cobrar un impuesto a quienes contaminen, en particular a la industria pesada, y una nueva ley sobre la mejora de los servicios culturales y sobre la promoción de la medicina tradicional china, refiere PL.

También se ratificó un tratado de asistencia en justicia penal entre China y Malasia.

Conjuntamente, durante la sesión bimestral se discutieron designaciones y destituciones y se realizó una ceremonia de toma de juramento a los funcionarios recién nombrados.

martes, 27 de diciembre de 2016

Sobre la democracia deliberativa en China

Asamblea deliberativa en el municipio de Zeguo, condado de Wenling,  provincia de Zhejiang

Por Alexandre García

En la carta abierta a Teresa Rodríguez[1], había dicho que China es el país donde más se vota en el mundo. Me gustaría matizar esta afirmación. En primer lugar, ¿de dónde había sacado esta afirmación? De un artículo de Marc Vandepitte (analista del Partido del Trabajo de Bélgica) del año 2012 sobre el XVIII Congreso del PCCh. En el mencionado artículo, que analizaba el informe al Congreso de Hu Jintao, Vandepitte decía lo siguiente, 

"El informe preconiza una mayor democracia. Efectivamente, es notorio que China es el país donde se vota más frecuentemente. También hay que saber que estas elecciones sólo afectan al nivel local (ciudad, barrio)."[2]

Esta afirmación es correcta. Pero la manera con la que fue plasmada en mi artículo puede prestar a confusión porque, como bien dice Vandepitte, esto concernía a China a los niveles de aldea o barrio, y no a los niveles provincial o nacional. Lo cual tiene mucha menor relevancia a escala nacional que, por ejemplo, los repetidos procesos democráticos realizados en un país como Venezuela en los últimos 17 años.

Esta información dada por Vandepitte había sido extraída de un artículo del diario The Guardian del 19 de enero de 2011, titulado China's tentative steps towards democracy, en el cual se decían cosas realmente interesantes, que han sido la motivación del presente artículo.

El artículo hacía referencia a un discurso de Hu Jintao pronunciado en Hong Kong acerca de la necesidad de "celebrar elecciones democráticas de acuerdo con la ley" y "proteger el derecho del pueblo a saber, participar, expresarse y supervisar". Por su parte, el ex-primer ministro Wen Jiabao afirmaba que era perentoria una reforma del sistema político, para no echar a perder los logros de las reformas económicas.

Después, el artículo daba la siguiente información:  

"...cuando se habla de democracia representativa en China, muchos sinólogos siguen contestando: "no se asusten". Pero la idea no parece ser tan descabellada como creen los más cínicos. Por ejemplo, la mayoría de los occidentales se sorprenderían al saber que China ya tiene más elecciones que cualquier otra nación del mundo. En virtud de la Ley Orgánica de los Comités de Aldea, la cuasi totalidad del aproximadamente millón de aldeas de China (el hogar de unos 600 millones de votantes) celebran elecciones cada tres años para los comités locales de las aldeas."

Primera observación. Siendo justos, lo que dije en la carta abierta a Teresa Rodríguez tampoco era muy descabellado, teniendo en cuenta que China es con diferencia el país más poblado del mundo. Con lo cual, numéricamente hablando, es el país donde más se vota en el mundo. Pero decir esto sería emplear el mismo tipo de argumento que emplean aquellos que se rasgan las vestiduras por el número de millonarios en China. Por lo tanto, no voy a incidir mucho en este dato. 

Segunda observación. Es interesante ver que, a nivel de aldea, en China se vota más frecuentemente que en la mayoría de países de democracia "liberal". Un fenómeno que en 2011 ya estaba adquiriendo un carácter cada vez más participativo: según indicaba el profesor Robert Benewick de la Universidad de Sussex, las elecciones locales en China se estaban volviendo más competitivas, con una mayor presencia de candidatos independientes (entiéndase: no miembros del Partido Comunista) y un uso cada vez más frecuente del voto secreto.

En un momento en el que la izquierda occidental muestra un gran interés por los presupuestos participativos como herramientas de democracia directa, estaría en su propio interés dejar de escupir sobre China y el PCCh por "capitalistas" y se fijara más en su ejemplo. El dato que ofrece el economista Yao Yang a este respecto es muy ilustrativo: según un estudio realizado en 40 aldeas sobre un periodo de 16 años, se ha notado que la introducción de elecciones había permitido incrementar el gasto público en un 20%, mientras que los "gastos de administración" (eufemismo para referirse a la corrupción) se habían reducido en un 18%.

El primer ministro Wen Jiabao dijo en 2011 que las elecciones a nivel de aldea podrían extenderse al siguiente nivel administrativo de la compleja estructura territorial de China, a saber el nivel de "pueblo" (镇). No sabemos hasta qué punto esto se habrá cumplido, pero podemos pensar que, en lo que respecta a otras cuestiones (elecciones, participación democrática, voto secreto), la tendencia ha evolucionado de forma positiva.

Según una encuesta del año 2005, en 2004 se habían celebrado en China un total de 453.000 asambleas deliberativas denominadas kentan --que, literalmente, significan "hablar de corazón a corazón"-- a nivel de aldea. Entre 1996 y 2000, en Wenling, ciudad-condado de casi 1 millón de residentes, se hicieron más de 1.190 de asambleas deliberativas y consultativas a nivel de aldea, 190 se hicieron a nivel de ciudad-condado y otras 150 en organizaciones gubernamentales, colegios y empresas de propiedad estatal. Muchas de estas asambleas trataron de temas como el suministro de agua, la recogida de basura, las instalaciones en los colegios, los salarios de los trabajadores migrantes, los contratos sobre la tierra, etc. En las discusiones, se invitó a familias afectadas por algunas de estas políticas a dialogar directamente con las autoridades o a elegir un comité para trabajar con el gobierno con el fin de encontrar una solución.

Durante los años 90, había habido muy poca participación ciudadana en Wenling. El gobierno organizaba debates de dos a tres horas, y los ciudadanos se preguntaban por qué debían gastar tanto tiempo en no hacer nada. Al final, no se presentaban a las reuniones. Por ello el gobierno local tomó una decisión: unos funcionarios pasarían alrededor de 20 minutos después de cada foro para hablar de las cuestiones planteadas, y entonces anunciarían inmediatamente las iniciativas que llevarían a cabo. Desde entonces la gente ha estado mucho más satisfecha y han participado más activamente en las asambleas.

El artículo de The Guardian también hablaba de otros experimentos interesantes, como el que se realizó en la aldea de Zeguo, una subdivisión de la ciudad-condado de Wenling. Emulando la democracia deliberativa practicada en los town meeting[3] de Nueva Inglaterra en EE.UU., se hizo participar a una muestra representativa de ciudadanos, equipándolos con ordenadores portátiles con conexión a internet y mandos a distancia para votar, de manera a deliberar sobre la gestión del presupuesto de la aldea. Este proceso, iniciado en los años 90 al nivel de aldea, se amplió al nivel de municipio en los años 2000.

Según He Baogang, de la Universidad de Deakin, Australia, quien asesoró los experimentos de democracia deliberativa como el de Zeguo, estas consultas permiten que la gente tenga voz para políticas concretas, haciendo que el gobierno tenga que rendir más cuentas al pueblo. El Consejo de Estado, que supervisa a los gobiernos locales de China, publicó un documento oficial que estipulada que, en las deliberaciones sobre la gobernación de China, se debían presentar los pros y los contras de cada política gubernamental. Si el gobierno no adopta una política u opinión particular, debe presentar todas las razones por las cuales no lo hizo y apoyar su explicación en datos.

¿Cómo son elegidos los participantes en las asambleas? En Zeguo, son elegidos al azar entre 280 personas. En otros lugares se pide a la gente que presenten solicitudes. Si el gobierno local recibe demasiadas solicitudes, entonces los seleccionará él mismo. Sin embargo, esto es percibido como un intento de manipular las asambleas, y a veces suscita problemas. Por ejemplo, el gobierno de la municipalidad de Beijing organizó un foro público para discutir sobre cuestiones que afectaban a los taxistas, pero los taxistas se negaron a reconocer la legitimidad de este proceso. Entonces, el gobierno de Beijing se vio obligado a organizar otro encuentro, esta vez usando el proceso de selección al azar.

Debido al éxito de experiencias de este tipo, el gobierno chino ha implementado gradualmente la "democracia deliberativa" para interactuar con los ciudadanos por medio de canales oficiales. Estas discusiones adoptan la forma de audiencias públicas, buzones de sugerencias online y cuestionarios largos a los ciudadanos.

Ya se han dado casos de deliberaciones a escala nacional. La reciente reforma del sistema sanitario, que contó con una amplia participación popular, es un ejemplo de ello. La gente envió sugerencias, y el gobierno implementó las reformas varios años después. Ahora, cada nueva ley aprobada implica una consulta pública. En los últimos años, el gobierno se ha esforzado en facilitar medios para enviar sugerencias online a través de internet. Aunque, como dice He Baogang, los funcionarios del gobierno no dan abasto para atender a todas las sugerencias enviadas.

El XVIII Congreso del PCCh hizo de la democracia deliberativa un asunto de máxima importancia para el país. Lo cierto es existe en ello una cierta continuidad con la vieja tradición china. Durante 2.000 años, la China imperial había puesto en práctica sofisticados mecanismos deliberativos estableciendo oficinas para emitir quejas por todo el país. Otro ejemplo es la tradición de "línea de masas" del PCCh, por la cual el gobierno consulta al pueblo. Estas dos prácticas, aunadas con el concepto occidental de democracia deliberativa, es lo que ha dado lugar a la democracia deliberativa de la China actual.

El artículo reportaba la voluntad del Partido Comunista de promover la democracia interna en el seno del partido, informando que ya se habían celebrado elecciones competitivas para diversos puestos del partido en los niveles inferiores del partido, en las que las listas para los congresos provinciales y nacionales del partido mostraban entre un 15% y 30% más candidatos que puestos.

En un partido que en aquel entonces tenía 82 millones de militantes (hoy tiene más de 86 millones), esto tenía mucho potencial. Con este tipo de elecciones internas, las distintas líneas ideológicas en el seno del partido podían desdibujarse más claramente. Los cambios rápidos que se han sucedido en China en estas últimas décadas han dado lugar a una batalla de ideas, que enfrenta a las costas y la ciudades con la China del interior, y a los ricos contra los pobres. Según los expertos, las elecciones internas son cada vez más vistas por los chinos como una manera sana de airear estas diferencias.

Finalmente, el artículo señalaba que es poco probable que el sistema democrático de China se adapte al modelo occidental. Algunos sinólogos como el canadiense Daniel Bell, de la Universidad Tsinghua de Beijing, señalaban la visión de algunos intelectuales chinos como Jiang Qing que se reclaman del "confucianismo de izquierdas", que defienden unas reformas institucionales para que la estabilidad a largo plazo de China y la legitimidad de las instituciones políticas se asienten en las tradiciones chinas. En aras de ello, los "confucianistas de izquierda" proponen un sistema legislativo tricameral en el cual, por una parte, estaría una Cámara del Pueblo, elegida democráticamente, que representaría los intereses de la gente común. Por otra, estaría una cámara de legisladores elegidos en base a sus méritos y competencias, llamada Cámara de Personas Ejemplares, que velaría por el bien de todos aquellos afectados por la política del gobierno. Finalmente estaría una Cámara de la Continuidad Cultural que se ocuparía de preservar las religiones y tradiciones de China. Según los "confucianistas de izquierda", este sistema tricameral aseguraría que las decisiones estén tomadas por representantes más preparados, en lugar de caer en el rancio populismo de camarillas que existe en los países occidentales.

Mediante esta combinación de sistema tricameral y métodos de democracia deliberativa con visos a asegurar una mejor separación de los poderes y una mayor responsabilidad de los mandatarios, el sinólogo Daniel Bell afirma que China se dirigía hacia "un modelo político que funciona mejor que las democracias occidentales".

La legimitidad del PCCh dependerá de en qué medida podrá ser responsable, en cierto grado, ante las demandas de los ciudadanos. Pero en el presente momento, puede que sea China quien tenga que dar consejos sobre democracia a los EE.UU. y no al revés.

[1] http://manosfueradechina.blogspot.fr/2015/12/carta-abierta-teresa-rodriguez_10.html
[2] Marc Vandepitte, Le congrès du PC chinois, évènement principal de 2012, 18 de diciembre de 2012.
[3] "Gobierno asambleario" (town meeting): sistema de gobierno en EE.UU. que consiste en la reunión de la población  de una comunidad, habitualmente de pequeño tamaño (del ámbito de un municipio) y en el entorno rural (reunión rural), para la toma de decisiones conjuntas mediante el método asambleario.

Fuentes:

- The Guardian, China's tentative steps towards democracy, 19 de abril de 2011.
- Rebecca Liao, China's experiment with democracy, Huffington Post, 27 de mayo de 2014.
- Daniel Bell, What's left of confucianism?, 21 de julio de 2008.